18 dic. 2011

La siesta navideña

Como se acercan fechas navideñas y no veo la hora de hacer la maleta e ir a casa, voy de dejar mis reivindicaciones para más adelante. Hagamos un paréntesis en la lucha personal de mi blog y dejemos por unos días, de narrar las surrealistas dificultades de esta treintañera para encontrar un trabajo que reúna las mínimas condiciones exigibles. Es hora de reuniones familiares, mazapanes, turrones y bombones, de estar entre los tuyos y achucharte en el sofá a la vista de una empalagosa película que insinúa cómo en estas fechas, todo es posible. Y en enero, ya veremos. Que hasta los más obstinados, necesitamos un descanso.
Que paséis unas fiestas inolvidables...Felices Fiestas y muy buena entrada en 2012 a todos!.

23 nov. 2011

Entre tú y yo

No comprendo cómo he tardado tanto en darme cuenta. Las señales estaban ahí, eran claras, inequívocas...y yo erre que erre. Pero supongo que más vale tarde que nunca. El de 'ahí arriba' lleva 30 años indicándome el camino a seguir en la vida, señalándome que he venido a este mundo no para soportar arduas jornadas laborales, más propias de la plebe que de mi clase. Haciéndome ver que yo, soy diferente. Lo ví muy claro hace un par de semanas y tras meditarlo en paz y armonía, he llegado a una conclusión final. Fue en ese momento en el que, tras ser despedida de mi empleo sin contrato y sustituida por un becario, encuentro otro. Era en un medio de comunicación, tampoco me ofrecían contrato ni horario alguno, pero aún así yo, desconocedora aún de mi designio divino, estaba pensando aceptarlo. Entonces Él, que todo lo vigila y sabe, lanzó a modo desesperado su señal más cruenta hasta ahora.  Se tradujo en que lo de cobrar, imposible no era, pero "ya sabes que la cosa está muy mal y tengo que informarte que se empieza a pagar a los diez meses".
Como pasar una advertencia así. He desafiado Su camino empeñándome en esforzarme, aceptando trabajos que no me valoraban, sin llegar a fin ni a mediados de mes si no fuera por mis pacientes padres y soportando que tu informe de trabajo laboral de la Seguridad Social tenga menos líneas que un cuento del 'Micho'. No importaba el lugar....¿que agotaba Andalucía? pues una se va a Inglaterra a servir platos y se dice día tras día que mejorar el inglés no le viene mal, ¿que tampoco allí puede sobrevivir? pues se baja a Madrid a probar suerte de la mano de un empleo de media jornada...¿que vuelve a estar en la calle? pues......
En ese punto me hallaba cuando recibí la señal del más grande y comprendí que no, el mercado laboral no está contra mí, ni lo de los 10 meses era ya la gota que colmaba el vaso de mi trayectoria profesional surrealista....no. Esa era Su manera de que me diese cuenta.
Mi camino era otro. Lo de ganar un sueldo decente y aspirar a un contrato es para otros. Mi destino indica que yo debo buscar un jeque árabe, que por eso nací en Marbella, y hacer que rodee mi delicado cuerpo de joyas y petrodólares y dedicarme a hacer una vida contemplativa y florero de la mano de mi Mohammed.
Una vez comprendido cúal es Tú plan, sólo me queda decirte que has perdido 30 años en vano, que te agradezco los esfuerzos, pero que por más pruebas que me pongas mi futuro es otro.

18 oct. 2011

AVE: O cómo el que no corre, vuela

Estoy pensando que debo ser como diría Aznar, un miembro de la extrema izquierda y si me apuras, hasta fundamentalista. Porque estoy indignada y mucho. Cierto es que no siento cátedra y que ese estado 'se lleva', pero hoy voy a centrarme en una de esas empresas que te fastidian especialmente. Renfe y su tren de alta velocidad. Tras lo que se me antoja una eternidad en Madrid, me ha dado tiempo a navegar y mucho en busca de las tan cacareadas ofertas del AVE. He llegado a la conclusión de que tienen la misma categoría que la 'niña de la curva', es decir, pura leyenda urbana. Una servidora y por extensión el resto de los mortales, puede bajar a su tierra natal por el módico precio de 200 euros. No, no soy argentina, ni suiza, ni francesa...vengo de Marbella. Páginas web de buscadores 'económicos', compra con toda la antelación posible, agencias de viajes 'low-cost'. Nada, nada escapa a la astucia de AVE para cobrarte exactamente lo mismo por trayecto. 88 euros Madrid-Málaga y viceversa. Algo a lo que se le suma el autobús Málaga-Marbella y su correspondiente vuelta. (otro día hablaremos de este servicio de Portillo....). Si existiese una alternativa pues la cosa, no quedaría más que en un abuso para quienes lo permitieran. Pero la llegada de este ave veloz que todo lo surca dejó sin servicio a nuestros trenes tradicionales (qué ha sido del Talgo) y por consiguiente, una forma más económica de en este caso, ir a Málaga. Diréis que me queda el autobús. No lo niego, pero siete horas de ida y sus siete de vuelta cuando se cuenta con un fin de semana o puente de tres días...como que pesan. Cierto es que el AVE no es rentable, que han creado líneas donde menos falta hacían y que se han gastado una cantidad indecente pero...tenemos que pagarlo los que trabajamos en precario por un sueldo minúsculo?. Seguro que somos muchos los de 'extrema izquierda'. Suma y sigue.

19 sept. 2011

Los tiempos que corren

No se si el cansancio va unido a mi, si yo voy unida a él o si es esta ciudad la que cansa. El caso es que, después de un fin de semana en el que he estrenado jornada laboral intensiva dominical y vuelta al deporte, sumado al tradicional madrugón del lunes para tomar el metro y venir a la oficina, estoy barajando ya la posibilidad de clonarme. De esta forma, mandaría a una de las Belenes resultantes a las tareas laborales y a otra a temas de ocio, como esa fiesta de esta noche que, debido a mi estado me causa más pereza que ilusión. Se me amontonan los planes y claro, pasa lo de siempre, se tiene que renunciar a lo bueno. Que lo malo, suele ser obligatorio. Lo sorprendente, es que mis compañer@s  se encuentran en el mismo estado. La gente va y viene en estado de semiarrastre crónico. La próxima quedada de cañas ha sido anunciada con más antelación que de costumbre. Para que nos vayamos haciendo el cuerpo. Será que provengo de tierras en calma y distancias cortas o será, que realmente hoy día todos estamos overbooking.  Y así andamos, que los lunes no rendimos ni queriendo. Se nota en el ambiente. El silencio se apodera de la redacción, incapaces las mentes de idear una broma o comentario siquiera aceptable. Dormidas, centradas en la pantalla para resolver cuánto antes y como se pueda la tarea del día. El teléfono apenas suena, llegan menos notas de prensa, corre el café. Seguiría algunas líneas más, pero ya sólo pienso en la siesta.

13 sept. 2011

y tú, ¿de quién eres?

Frase típica de todo pueblo que se precie para identificar si eres 'forastero' (dícese de aquel que acude sólo en vacaciones y preferiblemente en ferias y fiestas). En mi caso, la nieta del zapatero. Y es que todos, hemos tenido que explicar en cientos de ocasiones de dónde venimos. Sin embargo, me llama mucho la atención, que donde más me lo hayan preguntado sea en la misma capital. A veces, apenas me ha dado tiempo a pronunciar palabra cuando me sueltan eso de"'tú no eres de aquí, ¿verdad?". Me sorprende sobremanera; no se si al nacer se estila en esta tierra regalar a los niños un 'detectandalucismo' o si yo llevo el 'ole', 'arriquitaún' y 'arsa, mi arma', escrito en la frente. No hay manera, oye. Y eso, que me tenía yo por poco acentuada. Craso error el mío, a esta gente no se les escapa nadie. El resultado, es que a día de hoy (medio año en Madrid) me escucho hablando como si fuera uno de ellos, es decir, soy consciente de mi acento; han conseguido desplegar en mi una doble personalidad : la que habla y la que se escucha.Y la verdad, me encanta, y si noto que lo pierdo algún día, me cojo un AVE, pero rapidito.
Que conste, no es esto una crítica a los madrileños, acostumbrados como nadie a convivir entre ciudadanos de todo el mundo, si no una observación de la eficiencia de su 'detector' incluso con sus vecinos de provincia. Suelen acompañar su frase con un 'qué graciosa' o 'me gusta como hablas', cosa que se agradece. Además de las consabidas y poco conseguidas imitaciones.
Pues lo dicho, seis meses de cambios, experiencias y un sorprendente acercamiento a las nuevas tecnologías. De hecho, tras el ordenador caido del cielo del que ya os hablé, hoy me ha llovido un móvil última generación. Me va a dar penita pero tendré que jubilar mi reliquia o guardarla para cuando sea anciana y sólo quiera hacer un 'llama-cuelga'.
Y si mi acercamiento a las tecnologías me ha sorprendido, más aún mi trabajo extra como vigilante de muertos. Que nadie se asuste, que soy 'mu' andaluza y como tal exagero una 'hartá'. Me refiero a mi labor como azafata dentro de un museo donde se exponen cuerpos y órganos reales. Experiencias las unas y las otras para hacer un camino que sólo se hace caminando. Y vosotros, seáis de quien seáis: seguid andando.

30 ago. 2011

Los contratos mentales


Como no hay mal que cien años dure, esta noche mi insomnio me ha dado una tregua y mi casa tuneada a horno ha exhalado el aire caliente, que guardaba celosamente entre las vetas de su parqué y me ha regalado casi ocho horas de sueño. Aún así, sigo falta de encuentros con Morfeo y el hecho de tener que estar buscando extras por todos lados para llegar a final de mes, unido al agotamiento, me hace tener hoy un humor perruno. Me pregunto hasta cuando los peces gordos de este país (y los medianos, que todo lo malo se pega) seguirán argumentando aquello de ‘la cosa está muy mal’ para hacerte trabajar por cantidades irrisorias y sin papeles de por medio. Eso sí, la crisis es económica eh?. Que la formación, en este país la llevamos genial. Idiomas, cursos, masters, especializaciones….el número de requisitos que se pide en las ofertas de empleo es inversamente proporcional al sueldo que se ofrece. Y es que para listos, nosotros. Me mostraría más brillante si pudiera, pero me temo que mi mente está adormecida, en low battery, esperando el ansiado descanso y no da más de si. La comprendo, está cansada de pensar dónde puede existir una oportunidad, menos mal que eso sí, de mis múltiples intentos, cuento ya con cuatro tarjetas distintas de la Seguridad Social  nacionales e internacionales (atención, no estoy confesando un fraude, la última anula a las anteriores), así que si  ella cae enferma asegurada estoy…..¿¿o no??. Ese es otro cantar, pero bueno no estamos ni ella ni yo para complicarnos más el día ni meternos en camisas de once varas.

20 ago. 2011

El mejor marketing posible

A veces el éxito va precedido de una sonrisa y no tiene detrás sólo un duro trabajo, si no la poco común característica de ser uno mismo. De ello da fe un curioso bar de mi ciudad natal, que no cuenta con más aliciente que hacerte sentir como en casa y ubicado en la zona más alejada de la 'jet set' que se pueda imaginar. Podría estar en Marbella o en cualquier pueblo blanco andaluz. Es uno de esos bares sencillos, no más de 40 metros cuadrados, con carta brevísima y modesta, parroquianos de toda la vida, sillas de plástico, olor a fritanga y un 'target' que superaba los 60 años de edad no hace demasiados años. Ahora, centenares de jóvenes conviven con los clásicos y degustan los más diferentes brebajes a un precio más que ajustado. Otro de sus secretos. Pero la personalidad de los dueños, dos generaciones, es lo que realmente te capta de ese sitio del que, en honor a la verdad, he oído la mayoría de las historias por boca de amigos más que vivirlas en sí. Anoche, tuve el honor de volver a ir. Dos consumiciones, una sin alcohol. 2,70 euros. Conversación agradable y divertida garantizada de la mano de los ideólogos de este bar que une generaciones y tendencias. Tras mi banqueta cae en un cubo un chorro de agua helada procedente del aparato del aire acondicionado y que Paquito, detrás de la barra, no ve necesidad urgente de reparar. Ni falta que le hace, cuenta con un Facebook, elaborado por sus fans, que él no se mete en esos berenjenales, que roza los 1000 seguidores.
Era mi segundo intento por ir durante mis vacaciones. El primero de ellos fui a elegir su único día de cierre, pero ello me permitió ver una estampa sólo propia de un restaurante de celebrities o cargado de Estrellas Michelín. Una joven turista de habla inglesa se acercaba callejeando y plano en mano por el Casco Antiguo al 'Bar Francisco'. Tras lamentar su cierre e informar las amigas que le seguían, saca la cámara y echa la pertinente foto a la modestísima fachada. De piedra me quedé, ya quisiera el 'Hard Rock Café'.
'Paquito el Limpio' como se le conoce, hace caja en tiempos de crisis sin más armas que una personalidad entre curiosa e inquietante y la vigilante mirada de su padre, jubilado recientemente de detrás de esa misma barra, pero muy activo aún. Da gusto que aún queden sitios así. Lugares donde sobran los conocimientos de 'nouvelle cousine' o protocolo pero que saben alimentar de una forma más importante el estómago y las risas.

4 ago. 2011

La desvergonzada visita del señor de bata blanca

Su santidad (en adecuada minúscula) ha decidido honrarnos con su visita de nuevo. Llegará a Madrid el 16 de agosto y revolucionará la capital en pro de unos encuentros con los jóvenes, que efectivamente, deben estar muy perdidos para decidir perseguir a este señor de bata blanca. No sé si existe el cielo, pero no temo quedarme fuera, si Benedicto XVI entra, yo tengo plaza asegurada y en zona VIP y vosotros seáis quienes seáis, también. España va a contribuir con la friolera de siete millones de euros, para que los vocacionales cristianos tengan un lugar donde dormir y comer como Dios manda, sin soltar un euro de su bolsillo. Y luego quieren hacernos creer que hay crisis. Al final Zapatero va a tener razón y no pasamos de una simple ‘recesión económica’. Pero ni aún así se explicaría la falta de vergüenza de la iglesia. La hambruna que sufre África, que no por perenne es menos dolorosa, está alcanzando límites insospechados y día a día conocemos casos que deberían dar que pensar. A quien tenga conciencia. El informativo de hoy narraba el caso de una madre que hace 15 días huía hacia un campo de refugiados con su marido y sus cinco hijos. Hoy la han vuelto a encontrar, con su marido y su único hijo superviviente. Y a ver lo que le dura, porque las caricias y el amor no alimentan. Como tampoco lo hace la mal llamada ‘caridad cristiana’ (extensible a cualquier religión).  Cuantas veces voces de todas partes del mundo, han pedido a la iglesia que venda todo ese patrimonio incalculable y siga los preceptos de ese Dios al que dice representar. Siete millones de euros. Se dice pronto. Por una visita.  Es insultante y más en una época como la que vivimos, si bien todo lo que pasamos nosotros se queda ridículo en comparación con lo que padece el continente negro. Me temo que no voy a verlo en vida, pero ojalá llegue el día en que la humanidad se revele contra estos chamanes de tres al cuarto que venden ideas de amor, esperanza y paz a cambio de una vida familiar, blanca, masculina, sobria, estoica, célibe, heterosexual y contenida (eso para los ciudadanos de a pie, para conocer SU estilo de vida insto a tirar de hemeroteca).  Admiro a aquellos párrocos y monjas que realmente trabajan por y para los demás, que por más equivocados que estén, creen en su iglesia porque representa a su Dios. Pero nada tienen que ver ellos con el despilfarro diario de una entidad que ha manipulado la historia a su antojo, que deja morir de hambre a una madre y su prole que cruza un desierto sin más objetivo que un cazo de agua. Que dilapida billetes con el apoyo de unos Gobiernos que no tienen bemoles para decirle, que si quiere venir de visita venda uno de sus miles de cuadros, por poner un ejemplo y costee la estancia de sus ‘adeptos’. Que besan la tierra que pisa. Que pasan también por alto el sufrimiento de tantos millones de personas. Me revuelve las tripas pensar que este señor y quienes dirige, pueden dormir a pierna suelta.

19 jul. 2011

De los vagones a las dunas

"¿Dios mío, por qué me has abandonado?". Eso me entraron ganas de gritar el pasado lunes cuando tras desembarazarme del sueño, el gato y el pijama (que no del calor) me dirigí al metro. Mi estación es de las primeras de la línea así que, aunque me extrañó la baja afluencia de viajeros en hora punta, no le di mucha importancia. Después, conforme pasaba estación tras estación y mi vagón seguía casi vacío comprendí que había llegado el día. Ese día en que literalmente, los madrileños huyen. No hubiera imaginado nunca que esa afirmación escuchada año tras años en casa por boca de mi padre y que aludía a que "en verano Madrid se queda vacía", fuese tan gráfica y clara. Qué bajón. Ellos, tan acostumbrados a asfalto y gran ciudad se me habían adelantado!!. Les tuve envidia, a todos. Los imaginé a pie de playa, disfrutando de la fritura malagueña, bronceándose…
Y me di cuenta de que van a ser dos semanas muy largas. Pero paciencia, la venganza se sirve en plato frío…y cuando todos ellos retomen a sus vagones, yo aún disfrutaré de vistas al mar y brisa nocturna. Me he propuesto salarme tanto como para coger yodo suficiente para el resto del año. Y entonces sí, tras mi break, continuar descubriendo la capital arropada por mejores temperaturas. He dicho.

12 jul. 2011

Va a tocarme el euromillón!

Curiosamente en mi último post hablaba, entre otras cosas, de ordenadores que se averían. El mío, al menos seis años, enorme y ya antiguo, ha pasado hoy a mejor vida. Pero no, no se ha roto. Es más, nunca lo ha hecho y pensaba seguir con él hasta que se apagase de agotamiento, de no ser por mi secreto. Escéptica como pocos a todo aquello que no sea terrenal y tangible, empecé ayer por la tarde ese libro otra hora bestseller en todo el mundo llamado 'El Secreto'. Apenas llevo 20 páginas, pero esta mañana pensé que era una buena opción para soportar mejor mi trayecto diario de hora y cinco minutos en metro hasta llegar al trabajo. Al menos hablaba de atraer buenos pensamientos, que eso nunca viene mal. El caso es que hacía yo un esfuerzo enorme entre parada y parada por mentalizarme de aquello que leía en sus páginas. "Lo semejante atrae a lo semejante, los pensamientos positivos tienen cien veces más fuerza que los negativos y pueden materializarse, la Ley de la Atracción es poderosa....".
 Se lo que pensáis...lo se...pero leed. Tras llegar a la redacción y contra todo pronóstico y con quince minutos de antelación, me han encargado una rueda de prensa a la que en principio debía ir otra persona. Tras una hora de charla, la empresa anuncia que va a sortear un portátil entre los periodistas presentes.
Por una vez en mi vida, me armo de ese momento 'no tengo abuela' que recomienda ferozmente el citado libro y pienso "Me va a tocar a mi porque me lo merezco". Pasan un cuenco con papeles numerados. Dicho y hecho, al abrir el mio éste era el afortunado. He reprimido las ganas de gritar y he puesto cara de seria profesionalidad hasta que he salido de la sala..... que cosas así no pasan todos los días!. Han tenido el detalle de acompañar el regalo de una petaca llena de un licor de 50 grados con el que habrá que celebrarlo!.
 Pues oye, por probar no se pierde nada, no?. Pensemos en positivo. Mi próximo objetivo no alude sin embargo al euromillón como indica este título, si no a algo más importante para mi y más privado. Ya os contaré. No me faltan ganas.

9 jul. 2011

Se nos rompió el amor de tanto usarlo....

Ya lo decía la canción y.... menuda novedad. El amor y el resto de las cosas. Y es que, el comentario de una amiga el otro día, me hizo reflexionar sobre una cuestión tan básica como lógica: todo lo que se usa tiende a romperse. Ella se acercó y me dijo : "la verdad, he acabado los textos como he podido, porque si llamo al informático me la lía, siempre nos echa la culpa y estoy harta de aguantarle broncas, jolines pues si utilizamos los ordenadores todo el día, es normal que den problemas, no?". Me hizo sonreir. Sabía que tenía razón y que además era, como yo, una opositora firme del movimiento ´míralo pero no lo toques'. Una corriente formada por gente a las que presupongo pocas preocupaciones o quizás un exceso de materialismo o apego y que entran en furia si algún objeto se rompe, se avería o se pierde. Soy de natural despistada y como tal he tenido que aguantar muchísimas tonterías a estas alturas de la vida. La mayoría de las veces, la reacción de esta gente, me deja más sorprendida que otra cosa. No nos confundamos, no voy pegándole patadas a las cosas, la ropa me dura siglos y aunque pierdo muchas cosas, casi siempre es entre las cuatro paredes de mi casa. No hablo de propagar el ser un energúmeno. Hablo de que las cosas son eso, ni más ni menos. Si se rompen se reponen, si se averían se arreglan y si nunca les ha pasado nada....es que no sabes disfrutarlas.

5 jul. 2011

Catwoman también se derrite

Tenía marcada la máxima para este año de tomarme con el pie derecho las cosas. Pero ésta, la que me ocupa, me está resultando harto difícil, aunque pueda sonar tribial al lado de otras. Durante los últimos meses, he descubierto dos hechos curiosos relacionados con la climatología: el aceite de oliva puede congelarse sobre la encimera de la cocina (qué paranormal aquella estancia bristoliana del 'Full Moon') y la pasta de dientes puede borbotear de calor (maldito verano en Vallecas y sin aire acondicionado). Ya estoy instalada en el que, de momento, será algo así como mi casa y no podría quejarme de no ser porque su situación estratégica, hace que los 40 grados de la calle den gusto (y del bueno) comparado con entrar a mi cuarto. Juraría que hasta se me ha evaporado la celulitis. Así las cosas, mi mini compañero felino de dos meses y yo nos paseamos por los pasillos maullando él y casi arrastrándome yo, mientras rogamos al inclemente Dios que nos de una tregua. Curiosa mi relación con los gatos. Desde hace años son mis animales favoritos y quien no haya tenido uno, no sabe lo equivocado que está el imaginario colectivo sobre ellos. En esta ocasión, este señor miau venía incorporado con el piso, pero como la dueña está de vacaciones, él ha olido que por mis venas latía sangre de una sucesora de Catwoman, y no se separa de mi ni a la hora de dormir. Momento en el que no tiene reparo alguno en meterme un poquito más de 'caló' a modo de almohada peluda. Y así andamos los dos, sigilosos, felinos, derretidos, yo bebo agua helada y le pongo un poco. Nos miramos y nos comprendemos, el viene de la calle, yo ya ni se de donde vengo. Va a ser un mes de julio muy largo. Por fin he encontrado un motivo para ser ambiciosa: quiero el mejor aire acondicionado del mercado.

28 jun. 2011

Carpe Diem


Tengo en el estómago esa sensación agridulce que te dejan los nervios del decir ¿y ahora qué?. Acabo de finaliza un trámite tan tonto como necesario: he encargado, la que será mi cama en el nuevo piso. Me traía de cabeza el tema, porque cuando una no cuenta con amigos con coche o tiempo, carece de orientación para atreverse a recorrer la capital en el suyo propio cargada de bultos y cuenta con un presupuesto más ajustado que la faja de Jennifer López, todo se complica un poco. Pero mi adorado internet ha venido a facilitarme la vida en una de esas semanas en que, cuanto menos piense, pues mejor. Y más aún teniendo en cuenta esta ola de calor, que una es andaluza de pura cepa,  sin embargo no ha sufrido su primer golpe de calor hasta ayer mismo, en Madrid. Que mal rato.
Mother mine, que diría uno que yo me sé. Por fortuna, esta semana la capital acoge su semana más orgullosa y aunque no soy propensa a aglomeraciones y desmelenes a lo loco…me lo he ganado, aunque sea en horario de Los Lunnies. Va a ser como volver a la época universitaria. Mañana un buen amigo aterriza en Barajas sin más intención que dejarse llevar, he quedado con mis nuevas compis de morada para atar cabos sueltos y tengo por delante una de las fiestas más coloridas y hedonistas del mundo. Que 30 años más adolescentes…pero digo yo, si vivo como una estudiante, me pagan como a una becaria y durante varias horas al día saco de mi yo profundo, la profesional de la comunicación que llevo dentro casi por amor al arte ... ¿no me merezco ya un desahogo?. Carpe Diem.

18 jun. 2011

No te metas conmigo, chaval

Tomarse las cosas con humor ayuda a superarlas. Eso dicen. Yo hasta ahora, ni lo confirmo ni lo desmiento. He echado la vista atrás y creo que va siendo hora de plantearse eso de ‘poner el huevo’ en algún sitio. He perdido la cuenta de autobuses, trenes y aviones que he tomado en busca de mi lugar durante 2010 y 2011. Y la verdad, al final acaba una con una sensación de desarraigo difícil de cargar, habrá que fijarse un punto de una vez. Hago ya maletas y mochilas con la profesionalidad de una experta y veo en mi magnífico ‘Forfi’ al mejor de los amigos. Pero una vez más habrá que relativizar, volver a recurrir a aquello de ‘ellos se lo pierden’ y en caso de descenso a los infiernos de Dante, atacar el litro de helado de chocolate a ver si así, el nudo del estómago se congela y explota, dándote la energía necesaria para sobrellevar tu enésima etapa de caracol. Hay algo en todo esto que sí es positivo, que ya pocas cosas me importan. Literalmente, y es que una aprende a distinguir lo realmente importante y a trivializar el resto.  De hecho, sin ir más lejos ayer estuve a punto de cometer  un ‘securasesinato’.  Sí, si…en toda regla y ningún juez se hubiera atrevido a imponerme ni dos días de celda con Lindsay Lohan. Fue una jornada dura, después de trabajar fui a mi ya ex piso a recoger pedazos de una vida que quedaban por allí, y que dicen que viví. Los 38 grados, los nervios y el malestar inevitable de estas situaciones mermaron aún más mi estado físico nivel piltrafilla de los últimos días y para cuando llegué a mi nueva ‘casa’ (bendita compañera de trabajo, que se ha ganado ya vacaciones en Marbella de por vida) cargaba además con una visita al centro de salud, otra al centro comercial, una mochila tamaño Belén y medio y muy pocas ganas de nada. Aún así, me decidí a entrar al supermercado para contribuir haciendo la cena. Mi equipaje, mi careto y mi gesto absorto debieron alertar al seguridad que sin escrúpulo alguno incrementó aún más mi lastre,  pegándose a mi mochila y siguiéndome incesantemente por todos los pasillos del ‘Ahorra Más’. En lugar de girarme y ponerme a gritar en plan mujer desesperada, le mareé todo lo que pude, a la vez que entorpecía sus pasos con mi cestita con ruedas arrastrada en forma de zig-zag.  Estoy perdiendo la vergüenza, sí. Al llegar a la caja y como si cupiera alguna posibilidad de que tras tal escrutinio hubiera yo tenido la oportunidad  siquiera de ‘distraer’ algún artículo, le susurró algo a la cajera. Ésta me cobró y cuando todo estaba ya embolsado, me suelta un “señorita por favor, muéstreme la mochila”. Miré al segurata con una muesca irónica y ganas de decirle “¿de verdad crees que ésta, es la cara y el tipo de una ladrona?”. Pero en lugar de ello, aparqué mis ganas de matarlo, expiré, me desbroché el cinturón propio de las mochilas de trekking, bajé las asas, solté las bolsas de la compra y le dije “claro, ahí la tiene”, mientras imaginaba el espectáculo de aquella cajera sacando bragas mezcladas con documentos, una ensaladera, velas y cualquier otro artilugio que llevara yo encima. La pobre miró de reojo al valiente uniformado como diciendo “por dónde empiezo” y acto seguido sin ni siquiera tocarla, me dio las gracias y me dejó marchar. Habían dado con la mujer equivocada, en el momento equivocado.

16 jun. 2011

La novena puerta

A veces la vida te golpea y te deja sin aliento. Así de repente, sin esperarlo y sin razón. Por más que busques un sentido, para ti no lo tiene y ves tan claro que había más caminos, que quema el alma no ser capaz de hacérselo ver al otro. Y es ahí donde tienes de nuevo más vías, desesperarte y engancharte a los recuerdos y a los miles de planes que esperabas cumplir o quedarte con lo mejor que te dio esa persona, que también fue mucho, y tratar de seguir adelante. De nada valdrán reproches, sentimientos de rabia o sensación de haber arriesgado mucho para nada. “Quien no arriesga, no gana” me decía ayer una amiga. Y volvemos al punto cero, arropada por suerte y aunque sea desde lejos, por todos aquellos que sí son una constante en mi vida. Y si recibes un portazo tarde o temprano otra entrada se abre, nueva, enorme y llena de posibilidades. Sólo para ti. Para que continúes creciendo como persona, intentes llegar a las metas que te marcas y disfrutes cada minuto con la sensación de que esa persona, como tantas otras, ya ha dejado algo en ti imborrable y que eso te hará actuar basándote en lo ya vivido. El dolor no entiende de culpas y si algo he aprendido es que tratar de ajustar cuentas sólo te conduce a alargar el duelo. No se trata de irse de juerga la primera noche. El proceso hay que pasarlo. Pero mejor serena y tranquila, recordándote que lo mejor de ti sigue contigo y que viajará para regalarlo a otros que lo sepan apreciar. Se lo dedico a todos aquellos a quienes han cerrado la puerta, la siguiente estará a la vuelta de la esquina.

2 jun. 2011

Llevo tu nombre de norte a sur

Estoy viendo el mar. Bueno, es una forma de hablar. Porque lo que tengo delante es un salvapantallas de ordenador con una playa de Marbella. Nunca había entendido que la gente lo echase de menos. Hasta ahora. El mirar hacia el horizonte y no intuirlo, para quienes no estamos acostumbrados, desestabiliza, te hace perder un poco el norte. Hay muchas cosas que no tengo claras de mi vida, pero una de las pocas que se con certeza es que quiero vivir en Andalucía. No puedo presumir de haber visto tantos países como para descartar que exista una región similar. Pero como le pasa a las madres con sus niños, la mía, mi tierra, es la más guapa.
Para gustos los colores, pero yo no cambio el olor a salitre de Cádiz o Málaga, las playas de Almería, la Giralda de Sevilla, la Judería de Córdoba, la tranquilidad de los pueblos blancos y aún no invadidos por el siglo XXI. Por nada del mundo.
Están de moda los anuncios que, de cara al verano, exaltan el Sur, y no les culpo. Como diría Alejandro Sanz, no, no es lo mismo. No es lo mismo abrir tu ventana y ver un mar en calma, una calle de adoquines, sentir el aroma a Azahar que bajar de tu bloque a esa gran ciudad llena de atractivos, sí, pero mucho menos cálida.
Quedar para tapear con los amigos y llegar al bar en veinte minutos, sin metro, sin agobios, bajar a la arena cuando atardece dando un paseo y sentir el cosquilleo de las olas en tus pies. Oír el repicar de las campanas desde Los Alcázares sevillanos. Disfrutar de unas sardinas frescas en La Malagueta o las vistas desde Gibralfaro.
No quiero ahondar en estereotipos, esos que retratan a los andaluces como juerguistas y vagos eternos. Será la envidia, la sana alegría con la que sabemos disfrutar las cosas, saboreándolas sin prisas.
Es otra historia y por eso tarareo cierta melodía que dice aquello de ‘Al-Andalus, llevo tu nombre de norte a sur’.

23 may. 2011

Los tópicos laborales o la cara B de la oficina

Tengo la tentación de escribir sobre los resultados electorales o el avance feroz de las gaviotas pero, como no voy a sentar cátedra y en estas cosas cada uno es un mundo, mejor me busco otro tema, que bastante calentito está ya el panorama. Hoy tenía que acudir a mi amado INEM (cuyo funcionamiento, tanto a nivel nacional como internacional, ya no conoce secretos para mi, todo sea dicho),  y por ello he llegado tarde a trabajar (sí, en estas épocas de precariedad ambas cosas son compatibles, cosas de la crisis). Así que he compensado las horas y me he quedado en la redacción a almorzar. Mientras comía, mis compañeras me estaban poniendo al día sobre lo que resulta un pilar esencial en todo trabajo: los tópicos laborales.
Y es que no hay oficina que se precie, que adolezca de ello. Que sí en nuestro caso, nos dedicaremos a un tema tan árido como el periodismo de las telecomunicaciones, pero ni aún así nos libramos de los grandes clásicos.
Primer tópico general: en todo trabajo hay un malo-malísimo. Y no, no me refiero al jefe. Quién no tiene un compañero al que todos miran con recelo. El típico que no da un palo al agua y es incompetente como él sólo, pero que resiste las embestidas de despidos como un campeón. Con su cara de tonto y su pasividad, es capaz de acabar sucediendo al director de la empresa. Otra versión de los malvados son aquellos que trabajar, sí trabajan pero tras la pantalla de su ordenador se dedican a malmeter,embrollar y liar además de pelotear a sus superiores. Se les distingue fácilmente porque nunca se integran en las reuniones distendidas, ni comparten horas de ocio alguna con sus compañeros de trabajo. Es el que llega, trabaja y se va. Nadie le habla si puede evitarlo y él o ella hacen lo propio.
Segundo tópico general: el roce hace el cariño. Que levante la mano quién no ha conocido una tórrida historia de amor mal disimulado entre documentos word y plantillas excel. Ese que provoca rumores como ¿te has fijado cómo se miran estos dos?...huyy ¡aquí hay tomate!.
Tercer tópico general: Las comidas de empresa están inventadas para dar que hablar a los empleados el resto del año. Se sabe que es difícil soportar la monotonía diaria, así que, como hábiles expertos en psicología humana, los jefazos organizan al menos dos veces al año, reuniones a las que invitan a su rebaño. Y vaya sí cunde la cosa. Ya puede ser el evento en el restaurante más caro de la ciudad, que a buen seguro saldrá rentable a la empresa. Las semanas que le siguen los trabajadores se sentarán en sus puestos más ilusionados, rendirán más. Que si menuda mona se pilló fulanita, que si como se le fueron las manos a menganito, que si el jefe se pasó con el Anís del Mono y acabó prometiendo aumentos para todos y cesta de navidad con jamón ibérico....
Cuarto tópico general: Los de arriba, siempre, siempre cobran demasiado. Debe haber una regla no escrita respecto a ello, algo así como que el número de horas en la empresa y esfuerzo invertido es inversamente proporcional a tu nómina. Y sí, nos quemamos y despotricamos horas y horas en base a una misma idea: ¿si somos los curritos de a pie los que mantenemos el chiringuito, por qué son otros los que se llevan las recompensas económicas?. Quejas amargas y que se sepa, inútiles.
Pese a todo, en la medida de lo posible más vale seguir acudiendo a nuestro puesto con una sonrisa, porque estar 'cabreao' hasta los 67 años se nos llevaría la salud y sin ella....no podríamos seguir yendo a trabajar.

14 may. 2011

Orgullosa de mi generación

Estoy de resaca, cosa rara en mi, pero una vez al año...no hace daño, que dicen. Aunque ésto lo contradiga mi malestar general y dolor de cabeza. Propiciados más por agotamiento que por alcohol, todo sea dicho. Un día de vagueo ideal para leer,descansar y resguardarse del bochorno madrileño con que ha amanecido hoy este sábado. Anoche tuve la ocasión de conocer a mucha gente nueva y charlar tranquilamente durante horas, algo que me sirvió para ratificar una idea que me ronda por la cabeza hace tiempo. No es cierto que en este país tengamos lo que nos merecemos. Cada cual que haga bandera de la suya, pero en mi caso cada día estoy más orgullosa y admirada de la gente de mi generación. Preparados, inquietos, con vitalidad e iniciativa, implicados en múltiples proyectos de una creatividad e inteligencia admirables, consecuentes con sus ideas y sobre todo de mentes tremendamente abiertas. Esta mañana, una muy buena amiga malagueña de pro e internacional de corazón,aparecía en un medio de comunicación sureño caracterizada como una prostituta y reivindicando mejoras sociales para el colectivo. Ella, que pasa del qué dirán, que batalla por lo que cree con la energía de un ciclón. Conozco mucha gente así, sana y trabajadora que cada día se levantan con la intención de hacer un mundo más humano.Llevando las buenas y malas noticias a los ciudadanos, gestionando su trabajo,sea el que sea, con la ilusión y la capacidad que ya quisieran esos cafres que se hacen llamar políticos. Jóvenes que continuamente buscan cursos y formación para mejorar en su día a día, con retos y aspiraciones. Si en una reunión de cumpleaños, un almuerzo o una salida entre gente de distinta posición, origen o nacionalidad puede una oír tanto sentido común y respeto....¿Por qué es tan difícil que ocurra lo mismo en un gobierno?. Siempre he creído que no me equivocaba en algunas cosas, en las básicas. En aquellas que defienden que es mejor pan para todos que platino para unos pocos. Con las elecciones a la vuelta de la esquina, yo ya no creo en ninguno de aquellos que se echan la culpa recíprocamente, como si de parvularios se tratase, que anteponen su bienestar personal a cualquier otra cosa. Habría que echarlos a todos. Tenemos una cantera de gente enormemente válida y capaz, no somos un país sólo de pandereta y fiesta como quieren hacernos creer. De hecho tenemos una capacidad innata para conjugar la alegría de vivir, tan necesaria también, con la responsabilidad más intachable. Más le vale a la denominada generación Ni-Ni hacer algo por llegar a sentir orgullo de sus contemporáneos. Una siente que algo puede llegar a moverse cuando como anoche, oye tantas opiniones que tienen en común el desengaño por las siglas y el rechazo a las mentes cerradas y que abogan por el respeto más plural y mutuo como base de actuación.

10 may. 2011

Con el Padre Zurita hemos topao'

Lo que son las cosas. Si creyese en las señales divinas, diría que ayer, el Todo Poderoso me envío una. Empecé el día comenzando en el metro ‘La Piel del Tambor’, libro que se desarrolla en Sevilla y con un cura investigador y algo socarrón como protagonista. Iba la mar de entretenida porque, aunque llevo muy pocas páginas, el personaje era de los míos. Cuestionaba con ironías el hecho de que la iglesia, actualmente, no esté manchada de sangre. Y mientras avanzaba empecé a preguntarme si no me estaría yo radicalizando en exceso para algunas cosas, si haber dejado de creer en todo, incluido en la bondad y honestidad de las personas, no estaba justificado del todo, pese a mis antecedentes personales.
Por la tarde y ya libre del curro, tenía que ir a un centro comercial cercano a casa. Me las prometía yo muy felices mientras conducía porque no me había perdido y en unos diez minutos ya visualizaba las tiendas. Sin embargo, poco antes de llegar decenas de policías y guardias civiles cortaban rotondas, cientos de coches se apelotonaban y unos seis autobuses me adelantaron, lentos y repletos de gente. Sumida en aquel caos repentino me vi detrás de aquella enorme cola de vehículos a través de un camino empedrado, a 32 grados, asada y sin poner el aire porque apenas tenía gasolina. En un primer momento pensé en la caravana de Rajoy, pero lo descarté rápidamente, demasiada gente hasta para él. Mi curiosidad iba creciendo mientras trataba de avanzar por aquel camino cada vez más seco, arbolado e inhóspito.
En un determinado momento dos mujeres pasaron a mi lado y aproveché para preguntarles si iba bien para el centro comercial. “Que vá, chiquilla, si vas pa,l cementerio” me contestaron. En ese instante supe que no era ningún político, y menos vivo, el causante de toda aquella peregrinación. Media hora después, llegué a la entrada del cementerio. Los coches brotaban aparcados como setas por todas partes, la Guardia Civil dirigía el tráfico, la gente bajaba de los autobuses.
Me pudo la curiosidad, que no llevaba yo media tarde deshidratándome para no saber qué pasaba. Aparqué mi coche en doble fila y me dirigí hacia un chico de Protección Civil quien amablemente me dijo ‘es que, ha muerto el Padre Zurita’. En ese instante el féretro atravesaba la entrada y el clamor de aplausos se hizo notable. He de confesar que se me puso el vello de punta, al ver a esas miles de personas tan volcadas con aquel hombre. Me dispuse a arrancar para, unos metros después, volver a acabar atrapada. Delante de mi, uno de los autobuses ya vacío, se había quedado atrapado entre los coches y no podía moverse. Tras diez minutos, una mujer ataviada con pitillos, taconazo de aguja y escote bajó del vehículo. Creí que era una pasajera olvidada, pero la coqueta señorita no era otra que la conductora, que había rozado su autobús con un Mercedes de un familiar del fallecido y que discutía con la Benemérita como salir de allí. Aquello empezaba a parecerme surrealista,
Yo, que a veces parezco sacada de una escena costumbrista, pues salí del coche y me puse a hacerme la nueva con el tema. “¿Y por qué hay tanta gente?” pregunté a un vecino que sufría el mismo atasco que yo. “Es que esto, sa desbordao, sa desbordao y mira que lo han organizado bien” repetía. “El Padre Zurita me dio la comunión, me casó y a mis hijos también…”. Una señora le interrumpió “yo vengo de Barcelona, está aquí toda la parroquia de San José de Valderas”, “Yo me enteré anteayer y vengo de Galicia” decía otra…en éstas, el autobús se puso en marcha gracias a la intervención de tres forzudos que movieron el coche atravesado, por la vía manual. Ya me iba cuando otro hombre añadió “y encima por un accidente!”.
Me quedé de piedra, daba por hecho que el sacerdote había fallecido de viejo. El caso es que todo ello me dejó pensando en que afortunadamente debía haber muy buena gente también dentro de la Iglesia y que parecía obvio, que ese hombre tenía el cielo ganado. Sonreí para mi misma y llegué a la conclusión de que aquella tarde si había alguien ahí arriba había querido decirme algo así como “chiquilla como no recuperes la fe en algo, en lo que sea, tu infierno va a ser un deja’vu continuo de esta tarde….”. Prometo reflexionar. Amén.

6 may. 2011

Mi curiosa memoria

Creo que estoy madurando. Y es que aunque pueda sonar vanidoso, cada vez me gusto más. Me explico, que no quiero empezar a resultar insoportable a estas alturas de blog. Desde que he llegado a Madrid, he protagonizado varias anécdotas más propias de Alfredo Landa que de una presunta mujer Joven Aunque Sobradamente Preparada, que se decía hace unos años. Mis despistes son famosos en mi círculo social y mi memoria va por libre; ella se detiene en las cosas que merecen la pena, en las demás no se molesta, es de espíritu libre pero ahora la trato mejor, al fin y al cabo es idéntica a mi. Después de años y años escuchando eso de 'tienes que fijarte más', 'un día te dejas la cabeza','no tienes arreglo' pues me he dado cuenta de que precisamente todo eso es lo que me hace original, que ser de otra manera no me interesa. Me río mucho conmigo misma,  la última vez hace unas horas cuándo mi profundo sueño y mi torta de recién levantada me han hecho entrar a paso lento al vagón de metro, con la consecuente pillada de puertas.Me ha dolido, sí. Pero después he pasado un buen rato acordándome de la cara de susto de la gente. Precisamente, en este accidentado viaje me ha dado cuenta de lo a gusto que estaba conmigo misma. Un insoportable hombre no dejaba de mirar el reloj y resoplar mientras el metro avanzaba como si la máquina tuviera la culpa de su retraso y maldecía en voz baja como si rumiara. Me entraban ganas de preguntarle si era él o el conductor del tren quien se había levantado tarde. Y es que la gente que monta en cólera por tonterías me desespera. ¿Acaso va a acabarse el mundo por cinco minutos de retraso?(y lo dice una que es puntual hasta la médula) ¿o porque no recuerdes dónde has aparcado el coche?, ¿ o porque se te cuele una moto mientras conduces?. Pues anda que no hay motivos de peso para amargarse como para andar buscando extras por la vida. Yo nunca he tenido esos arrebatos inútiles y además ahora ya no lucho contra mis despistes. Me causa mucho más problemas y ansiedad tratar de acordarme de todo lo que me dicen, que subsanar cualquier pequeño imprevisto que estos ocasionen. Que la vida ya es muy seria de por si como para andar echándote más cargas encima. Me gusta como soy. Con todas mis múltiples imperfecciones. Y por eso, creo que hoy soy más sabia que ayer.

29 abr. 2011

Boda en la redacción

Por mucha igualdad de género que logremos, hombre y mujeres continuaremos siendo distintos en muchas cosas. Y menos mal, por otra parte, que si no qué aburrimiento. La archifamosa boda de William y Kate me ha pillado en la redacción y en día de cierre. Ésto, no obstante, no ha sido impedimento para que la chica de recepción nos haya llamado con un “ahí llega la novia!”, una llamada de la selva a lo que todas las mujeres, sin excepción, hemos acudido corriendo, para plantarnos delante del plasma colgado en la pared. Desde la auxiliar hasta las directoras, nadie quería dejarlo pasar. En realidad, es de esas cosas que ni te van ni te vienen mucho pero oye, un cotilleo es un cotilleo. Opiniones sobre el vestido, comparaciones con la fallecida Lady Di, sobre la cantidad de público que veía el acontecimiento en directo y picoteo de gominolas formaban una escena estereotípica que ha interrumpido la entrada de un jefe a la recepción. Ha mirado asombrado y ha dicho ¿qué ocurre?, para seguir con un…"qué susto me habéis dado, creía que había un atentado o algo así!!".
Ni un sólo chico (creo que alguno ha tenido ganas, pero no se ha atrevido) ha acudido a nuestro corrillo marujil que se ha alargado unos quince minutos, para al final no poder ver el ‘sí quiero’ ya que el recorrido de Kate (permitidme que la tuteé) ha sido de lo más pesado.
Al volver a nuestros puestos los chicos han comentado lo típico: “es increíble”, “menuda ridiculez” y otra sarta de opiniones masculinas habituales ante este tipo de acontecimientos. Yo he replicado a éstas con otro clásico: “pues anda que vosotros, que os volvéis locos por once tíos detrás de un balón”. Tema sagrado. “Es que eso es deporte, no, no sólo deporte, es un espectáculo!”-ha sido la respuesta.
Y así hubiéramos podido seguir horas. Son batallas dialécticas condenadas a no ser vencidas nunca. Y entre nosotros…si yo estuviera de acuerdo con ellos, tampoco lo admitiría.  Es que hay tradiciones que no deben perderse. Pues hala, qué vivan los novios!!.

26 abr. 2011

La verdadera operación bikini

Tengo la convicción de que casi todo en este mundo es relativo. No entiendo como la gente puede afirmar o negar la mayoría de las cosas con tanta vehemencia y basándose, la mayoría de las veces, en el más amplio desconocimiento. Y relativa también es la belleza. Llega el verano y allá que vamos la población femenina a tratar de parecernos a los maniquíes de las revistas. Nos comen el coco. Y de qué manera. Si una enfermedad se da en el 2% de la gente se la llama ‘rara’ u ‘excepcional’ mientras que las mujeres nos empeñamos en que pese a que el 98% de nosotras tenemos celulitis eso no es lo normal…
No es tarea fácil lo de la operación bikini. Ve cogiendo moreno a la mínima que salga el sol y aprovecha para mirar a éste hasta cuando esperas el autobús, invierte medio sueldo (si lo tienes) en anticelulíticos de última generación que en el mejor de los casos sólo disminuirán tu flacidez unos meses, haz deporte siempre que tengas un rato libre, come sano…qué estrés!!.
Pero reconozco que, pese a la estupidez del asunto, hay un complot mundial contra el que es muy difícil luchar. Entras en una tienda, con tu autoestima habitual, la media vamos. Ni eres una ballena varada ni eres la Schiffer. Coges un pantalón de dos tallas distintas rezando porque te quepa la menor, que si no se te agua la tarde y tienes que renunciar a ese helado triple chocolate al que le habías echado el ojo previamente. Te miras y bufff…ese primer día de probadores antes de la época estival es matador. Estás pálida, por muchos autobuses que hayas cogido, blandurria porque lo de ir al gimnasio se quedó en un propósito de año nuevo y para colmo tu piel alterna las zonas ultrasecas y escamadas con aquellas que tienen acné pese a que has cumplido 30 años. Y justo en ese momento te viene a la mente esa portada del ‘Vogue’ en la que una chica de cintura minúscula, generosos pechos y piernas interminables sonríe como si nunca hubiera pasado hambre.
Tienes dos opciones: o salir corriendo del probador y refugiar tus imperfecciones bajo un burka durante todo el verano o ponerte esos shorts salir a pasear y sonreír muy a gusto, porque en eso ganas a la escuálida del ‘Vogue’. Porque tú no has pasado hambre, ni vas a pasarla.

Frases que conviene no olvidar

-Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho, no se nos presentan hasta que ya es demasiado tarde.
-La verdad es eterna; el conocimiento, cambiante. Confundirlos resulta desastroso.
-La verdad es la única herramienta con que cuentas para que las personas te conozcan como realmente eres, si no la usas no eres nadie.
-Nunca hagas o dejes de hacer algo por miedo.
-Si no recuerdas la más ligera locura en que el amor te hizo caer, no has amado.
-La distancia no es cuanto nos separemos, la distancia es si no volvemos.
-La amistad no se agradece, se corresponde.
-Nunca conserva firmes amistades quien sólo atento va a sus pretensiones.

24 abr. 2011

Muchimillonaria

No pretendo que este post quede gracioso, ni gramaticalmente impecable.Quiero que quede agradecido. Porque sobre ello trata. Una amiga acaba de mandar, vía red social, un mensaje global para decir que lo pasó muy bien en nuestro último encuentro. Como en tantas ocasiones, algunos de mis amigos nos reunimos para festejar un cumpleaños y la tarde se alargó durante horas y horas, entre risas y anécdotas. Siempre lo he sabido, pero cada año que pasa soy más consciente. En términos de amistad, soy muchimillonaria. Como todos he pasado baches, malas experiencias y dificultades y todos ellos, mis amigos, han estado ahí con el mismo entusiasmo que si de la mayor fiesta se tratase. Me han ofrecido su apoyo, su hombro, su casa y todo lo que haya necesitado y siempre lo han hecho sin esperar nada a cambio, sin reproche alguno si me equivocaba, con una sonrisa que decía "aquí estamos". No dejamos de interesarnos los unos por los otros, seguimos llamándonos en las épocas más ocupadas y en las menos, seguimos compartiendo horas y horas físicas por más distancia que se interponga. No os nombro por cuestiones de intimidad (con la que algunos sois muy recelosos) y por si mi memoria me la juega y me dejase a alguién (que no creo). Puede sonar cursi pero cuando dudo de todo, ellos son un punto al que recurro para recordarme que,afortunadamente, hay gente estupenda por este mundo y que, increíblemente, yo he tenido la suerte de toparme con muchos de ellos. No creo que todo el mundo pueda decir lo mismo y por ello me siento muy, muy afortunada.

18 abr. 2011

La montaña y yo

A veces se me meten ideas ilógicas en la cabeza y se de antemano que debería anular algún plan. Pero qué queréis que os diga, por alguna razón me lanzo a ello pensando en que quizás me equivoque. Y ayer fue uno de esos días. Tras un horrible viaje en autobús de 700 kilómetros, atestado de gente y con una única parada en un pueblo de Córdoba con aroma 'eau de Oliva extra fuerte' y bofetada de 30 grados, pues llegué a casa. Entré por la puerta mareada como una peonza (añado que me tocó viajar detrás del todo) y con apenas fuerzas,dada mi endeble salud de las últimas semanas, ni para ducharme. Pero allá que va ella. Que a mi me dijeron que lo hacer deporte va muy bien para el coco y no voy a dejarlo así me caiga redonda...
Ocho de la mañana del día siguiente y allí me tienes equipada con mis trekkings y esperando al bus y a sus impagables monitores a los que gusto de poner a prueba de vez en cuando... como me inscribí sin apenas saber ni dónde iba, pues no me enteré de aquello de que subir a La Concha no iba muy bien para los que tenemos vértigo.
Vaya hombre, la cosa va mejorando. Apenas me tengo en pie,aún estoy mareada de las curvas de Despeñaperros y ahora ésto....
No puedo decir que lo pasara muy bien, de hecho a 300 metros de la cumbre los monitores me dejaron walkie-talkie en mano, para seguir con el grupo mientras yo,envuelta en un enorme chubasquero naranja que cerré hasta el gorro debido al frío que hacía allí arriba, almorzaba mi sandwich sóla mientras veía al grupo alcanzar la cima. Una ventaja tuvo: las vistas de Marbella y la Costa eran espectáculares y la paz de ese rato no pudo disfrutarla nadie más. Mi atrevimiento tuvo su recompensa.
Para bajar seguí con mi táctica de mirar al suelo e ir cogida de la mano del ya citado paciente monitor que iba cerrando el grupo junto con otra mujer poco entrenada y menos adecuadamente vestida para la ocasión.
Y...lo conseguí! llegué al autobús (tampoco es que tuviera opción, lo de bajar en helicóptero iba a dar mucho la nota...)y posteriormente a casa para tomarme dos pastillas y meterme en la cama.
Aún así he de decir que funciona. Prueba de ello es que en lugar de aburrirme, esta mañana estoy aquí tecleando mi anécdota y tan cansada que no me importa ni que haya salido nublado y esté lloviendo....de lo que deduzco que,efectivamente, moverse compensa.

11 abr. 2011

'Donuts' empapados en alcohol

Hace días escuché en el informativo, que las campañas de prevención del alcoholismo en las escuelas iban a rebajarse a los 10 años. Llevo dándole vueltas desde entonces y viendo el panorama, creo que debo estar agradecida por tener un organismo tan intolerante con todo lo que suponga deterioro físico (excluyo de ello mi adicción a los dulces…). Quizás por esto me sea tan difícil de entender. Con diez años lo único que yo atacaba de dos en dos eran los ‘colacaos’ y los ‘donuts’ mientras que parece que los niños de hoy día se decantan más por un ‘Sex on the beach’. La sensación de emborracharse nunca me ha resultado agradable. He llegado a caerme en plena Nochevieja al suelo por la simple ingesta de un chupito (en mi vergonzosa defensa diré que era de color azul..) y el mareo, las naúseas y el mal cuerpo general que se te queda tras una noche ‘alcohólica’ no me parecen algo a lo que ‘engancharse’. No es que pretenda yo hacer bandera de la vida puritana y sin excesos pero sin duda, algo está fallando cuándo críos de cuarto de primaria buscan a escondidas realizar su primer ‘botellón’, en lugar de ir corriendo al kiosco a por una bolsa de ‘chuches’. Las etapas de la vida están para vivirlas a su ritmo, saborearlas y experimentarlas, pero cada cosa, hasta las borracheras, tienen su edad. Parece una de esas frases con la que tanto te han bombardeado tus padres y a la que hacías poco caso, si bien todo tiene un límite. Y los diez años son para ver ‘los pitufos’ y merendar pan con chocolate.Y eso, no debería cambiar nunca.

30 mar. 2011

El significado erróneo de las palabras

Hay términos en el diccionario que,desde mi punto de vista, tienen un significado que está muy mal acuñado. No se en qué momento, alguien decidió que hacer algo bruto era una animalada o bestialidad. Hay que tener valor. A lo largo de los siglos miles de historias demuestran que ellos, los animales, nos ganan en calidad humana muchísimas veces y que cuando son protagonistas de algún ataque lo hacen debido a cuestiones de supervivencia. Siento especial debilidad por los gatos. De pequeña me daban respeto, se me antojaban unos animales huraños, pero tras toparme con una indefensa gatita abandonada hace ya muchos años, descubrí su carácter bondadoso y su valiosa compañía. Con el paso del tiempo he cuidado de varios de ellos y aunque mi memoria es débil para muchas cosas, no puedo olvidar el olor a lactante y la dependencia total de la última de ellas, Nora, hoy hecha toda una señorona de pelo largo y brillante, gracias al cuidado de unos estupendos papis y de sus dos hermanitos. Los animales son amigos incondicionales que no te abandonan jamás, no te mienten ni en su gesto,no te traicionan,no hieren o matan porque les apetezca. Poco tienen que ver ellos con los verdaderos  animales, esos que dejan morir de hambre y sed a sus mascotas,los abandonan para irse de vacaciones, los cuelgan de un árbol tras la temporada de caza,presiden una perrera similar a 'La casa de los horrores' , o juegan a ahogarlos o apedrearlos nada más nacer. Disfrutar hiriendo y matando a una criatura cuya posibilidad de defenderse es nula, es un acto que te cataloga como persona y que te quita el derecho a ser considerado humano. Es paradójico también que razas como los burros sean considerados bestias cuando, tras ser utilizados durante cientos de años como soporte de explotación y carga los hemos puesto al límite de la extinción, a ellos, que por no hacer no hacen ni ruido.
Ojalá los que nos consideramos humanos evolucionemos hacia la animalidad y el sistema judicial endurezca de manera ejemplar las penas para estos energúmenos capaces de destrozar sin piedad a criaturas que,como demuestran múltiples hechos,darían sin dudarlo su vida por ti.

23 mar. 2011

El efecto Bárbara Streisand y las redes sociales

Con esto de las nuevas tecnologías ninguno estamos a salvo. Y de ello no se libran ni los famosos. Cuentan los mentideros de Hollywood que Bárbara Streisand está profundamente enfadada por dar nombre a uno de los efectos más puñeteros de las redes sociales. La actriz demandó a Google Earth cuando dicha aplicación del gigante de internet se disponía a tomar fotografías de la exclusiva zona donde vive. Streisand debió pensar que esas cosas tienen que soportarlas el común de los mortales, pero no ella y se negó a que la gente común viese con detalle las vistas aéreas de su casa. El juez le dio la razón y ordenó sombrear ese tramo de calle, si bien esto no supuso alivio para el sufrimiento de la intérprete. Dados como somos los humanos al cachondeo, algunos de sus conciudadanos incluso alquilaron avionetas para tomar sus propias fotografías y otros se convirtieron en ávidos paparazzis a pie de calle colgando todo ello en la red. ¿El resultado? Pues la casa de Streisand finalmente fue mucho más observada de lo que lo habría sido de haber permanecido ésta callada.
Y es que las redes sociales las carga el diablo. Hay que hacer un uso muy medido e inteligente para que no se vuelvan en tu contra y ser muy consciente de que la comunicación ha cambiado de manera vertiginosa y que los ciudadanos son ahora quienes determinan, en gran medida, el éxito de una campaña de marketing o una idea concreta. La figura del 'Community Manager' no es aún muy conocida si bien va a ser un cargo totalmente imprescindible en toda empresa que se precie. Querer limitar las intervenciones ciudadanas ya no tiene futuro y la única posibilidad es unirse a ellos controlando en todo momento qué opinan y gestionando con acierto posibles crisis de imagen mediante una información sincera y clara.
A nivel personal los peligros son obvios y más vale pensar dos veces a quien admites en tu mal llamado círculo de 'amigos' virtual y no caer en la trampa vanidosa, de querer superar a tu entorno en número de seguidores. Si a esa persona que te mira desde su avatar con cara sonriente te la cruzas por la calle y apenas te saluda...por qué sí incluirla en tu mundo paralelo?. Puede salirte muy caro.

16 mar. 2011

Grandes inventos I: El transporte de la alegría

Dado que lo de encontrar trabajo se ha convertido ya en una tarea más complicada que la búsqueda del Santo Grial, sigo teniendo bastante tiempo para reflexionar sobre las grandes estupideces que soportamos los humanos. Y hoy me ha venido a la mente una más. Durante todo el día he cogido alrededor de seis metros para ir a varios puntos de Madrid y como no me manejo aún muy bien, pues he descartado ir caminando, aunque estoy segura que podría haber hecho a pie varios de los trayectos. Yo pensaba que a mi me gustaba tan poquito el metro por mi fobia a las aglomeraciones, los espacios cerrados y en general a toda cantidad ingente de humanidad hacinada en un tubo que se desplaza a velocidad de vértigo y a decenas de metros bajo tierra. Pero para mi alegría, ya me creía un bicho raro, he descubierto que la mayoría de la gente piensa lo mismo. ¿ O acaso habéis visto a alguién reírse dentro de un metro?, es más...¿los habéis visto siquiera sonreír?. No. La gente baja al metro como el que va al matadero, cabizbaja, seria, sin vida. Una vez dentro, parece que a todos les dijeran que su suegra va a irse a vivir con ellos indefinidamente.El rostro de los viajeros se torna tan apático y silencioso que cuesta mucho discernir alguna palabra. Son como máquinas desplazadas por otra máquina mayor. En el último que tomé hoy (seis de la tarde, lleno) se produjeron dos breves paradas al margen de las previstas. No se oía ni a los niños llorar o jugar. Si hubiese dicho mi nombre en alto, el sonido de éste se hubiera propagado varios vagones atrás.
Creo además que si en ese momento una raza alienígena grabase imágenes de nuestro comportamiento, no podría llegar a otra conclusión excepto la de que la gente metida en ese 'tubo' posee depresión profunda.
Pero señores, no se confundan pese a las apariencias, pues el metro es otro de esos grandes inventos de la humanidad hechos por y para mejorar nuestra calidad de vida. Y cómo discutir eso, llegas a tiempo al trabajo y no cabreas al jefe, te ahorras ver el cielo que cuando llueve es muy desagradable, coges un bronceado luz de neón adorable ,disfrutas del magnífico silencio intravagonal....una gozada.
Entre metro y metro también he tenido tiempo para almorzar con una amiga. Ella procede de un pequeño pueblo de Extremadura donde el transporte de la alegría, las prisas, el hacinamiento y las luces de neón apenas si las ven en televisión y me comentaba que, aunque ha tenido que venirse a trabajar a la capital, echa mucho de menos la calidad de vida del pueblo.Trabaja, se desplaza bajo tierra, llega a casa, cena, se acuesta. Bis. Y rezando porque mantenga el trabajo, que la hipoteca no perdona. No la culpo, hemos creado un sistema en que la única forma de salir adelante es ésa. Curiosamente y a diario en las grandes ciudades utilizas miles de geniales avances creados para el ciudadano de a pie y que no hacen si no menguar tu calidad de vida, ésa que irónicamente persigues.Y claro, así se nos va hasta la sonrisa.

4 mar. 2011

No te rías, no te rías de la Bruja Avería

Nos mienten. Y descaradamente, cuando dicen que esta crisis está afectando a todos. Falso. Hay un sector que se está haciendo de oro. Y no, no me refiero a la clase política ni a los bancos que amontonan una tras otras las viviendas embargadas. Me refiero a aquellos que trabajan en las ciencias ocultas, blancas o negras. Y a varias noticias publicadas me remito.
Siempre me han atraído los fenómenos paranormales aunque si tengo que decantarme por como diría Mulder ‘believe or not believe’, no sabría qué decir. Nunca he sido de llevar amuletos y las ceremonias y aquelarres no las he visto más que en las películas.
Aún así y precedido el acto de una serie larguísima de acontecimientos a cada cual más nefasto, esta mañana me envalentoné y me fui a una tienda esotérica cuyos dueños, me merecen el máximo respeto y credibilidad. Tras hablar un rato y explicar la situación he salido ataviada con un par de artículos cuyos detalles me guardo.
Esto me ha hecho pensar que si yo, poco propensa a estas cosas, he acabado viendo una posibilidad a mi particular crisis en estas ciencias qué no hará una persona desesperada ante una enfermedad mortal o hijos que no puede alimentar.
Si uno está predispuesto a creer, puede pensar que la razón de sus males y más ahora que corren malos tiempos para todos, es extraterrenal y puede acabar haciendo como yo en el mejor de los casos, o en el peor acudiendo a presuntos brujos/as para que alejen de su vida toda negatividad y llenen su cuenta corriente.
Ahora bien. A quién acudes?.La oferta es tan amplia como incontable y la tarea de discernir un sacacuartos de un profesional, muy difícil. El pasado año acudí a unas jornadas que ofrecían desde sesiones de constelaciones familiares (a las que entré pensando que eran para ver las estrellas en familia y de cuya sala huí en un minuto…) hasta sesiones de Reiki o relajantes conciertos de cuencos tibetanos. Entré en una conferencia en la que un hindú cuyo nombre no recuerdo pero se suponía era una eminencia en su campo, defendía que todos y cada uno de nosotros estamos completamente predestinados por nuestro signo zodiacal. Aseguró sin parpadear, que todos los Virgo vivían en una gran casa. Sí, sí tal cual. Y añadió un ejemplo: “aquí en Marbella, he conocido muchos Virgo que, sin ser ricos, viven en una mansión porque son los cuidadores de las casas y como sus dueños vienen sólo unos meses en verano en realidad la casa es suya”. Se quedó tan a gusto. La conferencia no admitía turno de preguntas, si no le habría preguntado a ese buen hombre si es que entonces, no existen vagabundos regidos por Virgo o si en el continente africano los signos se reducen  a once.
Desplumamiento de pollos, patas de conejo, sangre de vírgenes, la Bruja Avería….más nos vale andar con cuidado porque una piedra o amuleto no puede hacernos ningún daño y hasta puede ejercer un efecto psicológico positivo pero pasar a palabras mayores sólo puede empeorar la situación. Porque si no existe el oscurantismo has perdido el tiempo y el dinero y si existe….mejor no acercarse a él.

1 mar. 2011

El arroz, para las paellas



Pues con ambos pies de nuevo en España y dado que Marbella no creo que pueda sorprenderme ya mucho, tendré que esforzarme por encontrar temas que me sugieran unas letras, más allá de las consabidas puestas de sol bajo un calmado mar y el monótono paseo marítimo con sus verdes árboles.
Ayer paseaba por el centro aprovechando los rayos de sol cuándo me encontré a una conocida, de éstas que a veces te saludan y a veces no, en función del pie con el que se levante, supongo. Me dice tras unas preguntas de cortesía, que va a casarse. Supongo que debió verme la cara porque me dijo: “no te alegras?”. Yo reaccioné más tarde que pronto y la felicité interesándome por la identidad del afortunado. Me despedí y seguí paseando. En realidad había tenido ganas de darle el pésame. No por el novio, que como ya he dicho no conozco, si no por incrementar de esa manera tan inconsciente las posibilidades de ser infelices para siempre. ¿Que hay matrimonios muy felices? Pues como dicen por Galicia, haberlos, haylos. Pero apuesto algo, a que igual de felices serían sin papeleo de por medio.
El matrimonio hoy día está sobrevalorado, si uno quiere un fiestón y una buena tarta en homenaje al amor pues bienvenido sea, pero celebrar una ceremonia que te ata y te complica la vida…eso es otro cantar. Son completamente inevitables las futuras disputas sobre qué es mío y tuyo, sobre que el regalo de tu suegra ha sido muy caro o que preferirías no ir a cenar con esos primos lejanos que apenas conoces en lugar de irte con tus amigas de fiesta….
Creo que las bodas siguen celebrándose por esa necesidad que sentimos de tener al otro ‘controlado’. Otra tontería, si el individu@ en cuestión va a engañarte en algo lo hará igualmente, sólo que con más dificultades y si te va a dejar lo hará también, pero de una manera harto más larga, complicada y dolorosa.
No le veo desventajas sin embargo a una convivencia o relación sin documentos de por medio, uno se siente más libre para actuar, cualquier regalo o detalle es una acto generoso y no impuesto y no se corre el riesgo de acabar actuando sólo como el otro y sus allegados esperan que se actúe. Se continúa manteniendo cierta parcela de libertad que no hace si no fortalecer la relación si ésta va bien y hacer más sencilla la ruptura si el amor ha desaparecido.
Por eso opino que el arroz, mejor para las paellas.

24 feb. 2011

Belén Estebán vs Jordan











Esta mañana en el autobús recordé el propósito inicial de este blog y aunque la falta de tiempo ha hecho que finalmente desarrolle anécdotas y me aleje del fin periodístico, hoy voy a darle sentido a mi primera intención. Como periodista y turista curiosa he observado con gran asombro lo que en la facultad calificaban como 'periodismo amarillo'. He de decir, si embargo, que todo lo que imaginabas entonces se queda corto.
Partiré de una similitud entre españoles y británicos. Si en España tenemos a 'la princesa del pueblo' en toda publicación rosa y no tan rosa que se precie, aquí sucede lo mismo con una tal Jordan. A la muchacha no se le conocen más méritos (me he informado) que ser hace ya años una modelo de tercera división con facilidad para el destape
De ahí al estrellato. Como ocurre con 'la Esteban' se siguen al dedillo sus peleas matrimoniales, enfrentamientos, supuestos cuernos y otras desventuras. Ambas son además rubias peliteñidas en ese tono tan poco natural y menos favorecedor que lucen en larga melena y que cae sobre sus no menos artificiales pechos.
Este tipo de 'noticias' cobran cierta normalidad dentro del ámbito rosa y de entretenimiento si bien aquí en Gran Bretaña, esas fronteras no existen y curiosamente son los ciudadanos de a pie los mayores protagonistas de la prensa.
Me explico y detallo a continuación noticias publicadas sin ningún tipo de pudor en periódicos como The Evening Post, Metro o The Daily Mirror, además de revistas y tabloides varios.
Con motivo de San Valentín una publicación tuvo a bien desarrollar un reportaje sobre una pareja que en lugar "de celebrarlo tradicionalmente" lo hacían formando un cuarteto. Las explicaciones de los personajes en sí iban acompañadas de fotografías que eran un atentado a la estética y en la que ellas y ellos, con sobrepeso,sin depilar, sin el don de la belleza ni la vergüenza y bastante más cerca de la tercera edad que de otro estado, posaban la mar de felices (rácimo de uvas en la boca). Lo malo no es éste reportaje. Lo malo es que con temas así se rellenan a diario cientos de páginas. Es la norma, no la excepción.
Hechos aparentemente tan serios como 'Mi padre me dejó embarazada seis veces' pasan a convertirse en un circo dónde ni víctima, ni agresor, ni hijos menores se salvan de la correspondiente fotografía. Que en Inglaterra eso del tomatazo en la cara no lo conocen, ni lo necesitan.
Tampoco se escondía una muchacha que contaba con orgullo que tenía una disfunción por la que cada vez que se atiborraba de comida sufría un orgasmo (es real y está publicado en Evening Post que detalla el caso clínico). La buena mujer, foto incluida, salía devorando un pastel ya que ha decidido rentabilizar tan curioso mal creando una web en la que, previo pago, se ceba a petición de los usuarios hasta conseguir su fin y de paso incrementar los escasos 215 kilos que ya pesa la chica.
Es lo que más me maravilla de la prensa inglesa, la naturalidad con la que cuentan los casos más bizarros. Hoy en Metro abría a cuatro columnas la fotografía de una veintena de abuelos y abuelas de una residencia en sus correspondientes sillas de rueda muchos de ellos. La noticia? Pues que tiemble la estabilidad mundial. Han decidido organizar una fiesta en la calle con motivo de la boda del príncipe y sienten,que como parte del pueblo,ellos tienen más derecho que nadie a participar del bodorrio en mitad de la calle, a ritmo de cha-cha-cha y con ponche de por medio. No veo la tele mucho, pero apuesto algo a que han ocurrido cosas más relevantes....
No olvido tampoco relatos en los que fantasmas han salvado vidas o hermanos han tenido hijos y que comparten páginas con la juergas infames de Berlusconi.
Pero si la falta de seriedad y el frikismo roza lo increíble en la prensa británica considerada seria imaginad que ocurre en las revistas del cuore. Ahí si que el atentado a la estética es inhumano. Durante mis primeros días en Bristol recuerdo haber visto un reportaje a todo color de la abuela de una concursante del Operación Triunfo inglés asegurando que la fama de su nieta había perjudicado su negocio (prostituta). Narraba su pena acompañando el testimonio de fotografías en la que mezclaba flacidez, siete decenios de vida, medias de rejilla, ligueros y corsé sin que se le moviese la peluca.
Antes de venir aquí se me ocurrían pocos desatinos peores que hacerse periodista en España. Y lo hay  Pobres compañeros británicos.

19 feb. 2011

"Entre niños anda el juego..."

No creas que me he olvidado de ti, Esmeralda. Que te debo este post desde aquella surrealista tarde que pasamos en aquel Pub de cuyo nombre no quiero acordarme….
Me pediste que lo escribiera. Vamos allá.
Para situarnos, recordar que hasta hace muy poco el Gobierno británico tenía a bien dar una casa y una mensualidad a todas aquellas crías que se quedaran embarazadas. El resultado hoy día, recién eliminados los ‘Benefit Child,’ es un desmesurado porcentaje de madres que no han visto mejor opción que cargar con un crío de por vida en lugar de dedicarse a estudiar o trabajar ya que era la manera más fácil de tener techo y comida asegurados.
A lo que iba. Nada más entrar al Pub tres chicas bastante extrañas nos abordan gritando que si éramos españolas. Una vez hechas las presentaciones (y defendido el territorio Mexicano, Esme), las tres elementas vestidas masculinamente, con tatuajes, piercing y un comportamiento salvaje nos invitan a un café que no rechazamos por educación.
Una de ellas, ahora casada con la que se sentaba a su lado, a sus tiernos 19 añitos contaba en su haber con un hijo de tres además de cinco años en reformatorios y prisiones. Uno de los delitos, que querríamos no haber entendido, era el homicidio. “Pero estuve poco porque me acusaron en falso, había sido mi amiga” argumentó elementa 1. Miré a Esme y le dije ¿has entendido lo mismo que yo?.
Eso a modo de entrada. Elementa 2, sentada a su lado, 25 años, apariencia de 60 (nunca he visto nada igual) y casada con E1 contaba en su haber con otras dos criaturas que convivían en un único cuarto junto a dos perros (creyeron oportuno enseñarnos las fotos del móvil donde aparecía la peculiar familia y su modo de vida). Se quejaban amargamente de que el Gobierno no las ayudaba, que antes sí lo hacían pero que ahora las tenían abandonadas.
Una imagina que tras esta queja las muchachas llevarían años buscando trabajo como todo hijo de vecino. Pues no, no señor. E1 afirmó sin pudor que ella “no estaba hecha para trabajar de día, que es muy joven y lo que quiere es salir de fiesta” que sólo se despierta por las noches para pasarlas en vela jugando a la Play. Yo, inocente de mi, le digo “bueno mujer, pero eso puedes cambiarlo”. Rotundo NO por respuesta. Las dos, los 2 niños y los dos perros (dado que el otro crío, hijo de E1 no tiene contacto con ésta al habérselo llevado a Londres la otra madre) sobreviven con una mini paga que E2 tiene concedida no se en base a qué concepto (aunque se me ocurren miles).
Esmeralda y yo no dábamos a basto entre asimilar el inglés garrulo del grupo y el contenido de las conversaciones.
Por su parte E3, 20 años, sin oficio conocido, ni ganas, pero con la misma afición cervecera que las otras dos, nos cuenta su trágico problema: no tiene dinero para irse a vivir con una novia londinense a la que ve poco pero con la que quiere casarse ya.
Nosotras, las antiguas española y mexicana, le decimos que no se agobie, que es muy joven, a lo que E3 dejando por primera vez en toda la tarde la cerveza de lado, argumenta con toda solemnidad que “ella es la mujer de mi vida, la persona en la que pienso nada mas despertarme y antes de dormirme”.
Ante tamaña afirmación y ya acabados los cafés le digo a Esme: “ya lo tengo, hemos quedado en 5 minutos con unas amigas para ir a comprar al Primark, ahí no nos acompañan seguro”.
Tras poner cara de decepción al oir la palabra Primark y enseñarnos que lo ‘cool’ era vestir no se cual marca surfera cara, las dos salimos de allí como alma que lleva el diablo y nos echamos a reír nada más salir por la puerta.
Este es un caso bastante peculiar y nada divertido para esos niños, pero parecidos y con otras protagonistas, los ves a decenas cada día por Bristol. Bendito sea el fin de los ‘Benefit Child’.

14 feb. 2011

Diferencias culturales II


“Los españoles es que sois demasiado limpios”. Enunciación verídica de una madre de familia media y típica a su babysitter española. (Va por ti Pilar).
Juguetes, ropa de varios días, moquetas sin aspirar, platos, cuartos amontonados de trastos…y un estilo de vida en general muy desordenado y poco pulcro en cuanto a tareas del hogar se refiere, caracterizan a toda casa británica que se precie. Que por fuera estén desconchadas, llenas de moho o sucias puedes achacarlo al tiempo pero en el interior….ahí es que somos diferentes. Pero una vez más, los ingleses no lo conciben así y muestra de ello es que hasta las inmobiliarias que alquilan habitaciones (Va por ti María) las muestran orgullosas mientras tu vas sorteando por el camino todo tipo de utensilios y descubres tras un buen rato que el sofá, efectivamente, es lo que se esconde tras esa ingente cantidad de ropa.
Las diferencias siguen a la hora de comer (y no hablo de alimentos porque para eso necesito un blog aparte…). Las servilletas no existen, ni se echan de menos, ni se necesitan. Y esto no ocurre sólo en las casas. A ver si tienes valor de encontrar un Pub o bar de comida (excluyendo los restaurantes de lujo) que cuente con ellas. Mis amigos y yo lo hemos hablado bastantes veces. Hasta hoy sigue siendo un expediente-X..
Y ahora les doy una tregua a los ingleses en éste próximo apartado: son, con mucha diferencia, infinitamente más educados que nosotros. Soy incapaz de contar las veces diarias que, por no desentonar, me veo obligada a decir ‘Thank you’, ‘Cheers’ y sobre todo ‘Sorry’. Y eso yo, que no me esmero, que ellos acompañan dichas coletillas con ‘my darling’, ‘my love’ o ‘sweety’. Todo ello sin conocerte de nada. No es que siente mal, pero a los españoles nos choca e incluso me consta que cierta parte de la población más viajada ve excesivo ésto. Un profesor de inglés ponía un ejemplo: “es demasiado, es que aquí hasta cuando te pisan un pie tu dices ‘Sorry’ por haberlo tenido ahí”. Y no es exageración. Insisto, ni mejor ni peor que nosotros, pero le veo dos fallos a esto: que al final del día te duele la mandíbula y que las palabras de agradecimiento y disculpa quedan totalmente desvirtuadas.

Diferencias culturales I


 
Cada día estoy más convencida de que hay diferencias culturales que son insalvables. A ver, que no se me malinterprete, no es que quiera decir que unas culturas son mejores que otras o que no haya que respetarlas si no que hay detalles cotidianos que jamás conseguiremos entender los unos de los otros.
Entre españoles y británicos la lista es larga….Podríamos comenzar con la que más me llama la atención: la sobrehumana resistencia de la población femenina al frío. Me explico. La española media (tipo yo misma) durante el invierno pasea por la calle con gorros, bufandas y doble calcetín para ir al Pub a por una cerveza, que si puede ser calentita, mejor. La inglesa media sale de fiesta con escote hasta el ombligo, falda por debajo del trasero, sin medias y tacón de aguja. En un primer momento cuando te las cruzas tan sonrientes, tan felices y, sin son prominentes, con sus orgullosas lorzas al aire tiendes a pensar que deben estar hechas de otra pasta. Pero no. Su piel, igual que la de todo terrícola se pone roja tirando a morada progresivamente y duele sólo de verla (Doy fe de que he llegado a ver piernas semicongeladas en plena ola de frío polar).Luego una intenta justificarlo con la poca cordura que caracteriza a las adolescentes. Pero tampoco. Sin ir más lejos en una reciente visita a Gales, me quedó más que patente que ésta cualidad es extensible a todas las edades. Aunque de camino a la estación de autobuses y, dado que era sábado noche ya había observado casos muy curiosos, me esperaba el mejor. Frente a mi, una señora que debía encontrarse entre los 40 y 45 años vestía (por ponerle un verbo al asunto) un traje rosa chicle chillón de lentejuelas. Hasta ahí todo normal en cuanto a moda inglesa se refiere. El caso es que el largo del vestido permitía que se le viesen las bragas por delante y el culo al girarse. Piernas ultrablancas, blandas y sin medias, barriga con michelines y embutida y pelo escandalosamente blanco-rubio completaban el cuadro. Ella estaba allí, dando lo mejor de si, hablando por el móvil mientras, y aquí viene lo más raro del tema, sólo los tres españoles, la mirábamos. La buena mujer se agachó un par de veces a por unas revistas. Ya no nos dejó nada a la imaginación. Un chico inglés venía con nosotros y escandalizados le preguntamos. Él la miró con asombrosa naturalidad y dijo: pues en el norte hay un pueblo famoso por eso, por lo poco que se visten…..y no le dio más importancia al tema. Todo podría quedar en una anécdota de no ser porque este comportamiento es la tónica general de las mujeres cuando salen de fiesta. No digo yo que las españolas seamos más decentes…pero como mínimo tenemos menos resistencia al frío.