24 abr. 2011

Muchimillonaria

No pretendo que este post quede gracioso, ni gramaticalmente impecable.Quiero que quede agradecido. Porque sobre ello trata. Una amiga acaba de mandar, vía red social, un mensaje global para decir que lo pasó muy bien en nuestro último encuentro. Como en tantas ocasiones, algunos de mis amigos nos reunimos para festejar un cumpleaños y la tarde se alargó durante horas y horas, entre risas y anécdotas. Siempre lo he sabido, pero cada año que pasa soy más consciente. En términos de amistad, soy muchimillonaria. Como todos he pasado baches, malas experiencias y dificultades y todos ellos, mis amigos, han estado ahí con el mismo entusiasmo que si de la mayor fiesta se tratase. Me han ofrecido su apoyo, su hombro, su casa y todo lo que haya necesitado y siempre lo han hecho sin esperar nada a cambio, sin reproche alguno si me equivocaba, con una sonrisa que decía "aquí estamos". No dejamos de interesarnos los unos por los otros, seguimos llamándonos en las épocas más ocupadas y en las menos, seguimos compartiendo horas y horas físicas por más distancia que se interponga. No os nombro por cuestiones de intimidad (con la que algunos sois muy recelosos) y por si mi memoria me la juega y me dejase a alguién (que no creo). Puede sonar cursi pero cuando dudo de todo, ellos son un punto al que recurro para recordarme que,afortunadamente, hay gente estupenda por este mundo y que, increíblemente, yo he tenido la suerte de toparme con muchos de ellos. No creo que todo el mundo pueda decir lo mismo y por ello me siento muy, muy afortunada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario