29 dic. 2012

Con la melanina en los talones

Si estáis pensando en emigrar no seré yo quién os quite las ganas, y menos tal y como está el panorama; pero debéis saber que si elegís Inglaterra, no son pocos los factores a tener en cuenta. Hoy ahondaré en uno de los temas que me trae de cabeza: la ausencia de luz. Vivir en una oscuridad constante hace que el tiempo sea muy relativo y que los conceptos amanecer y atardecer, pierdan toda su razón de ser. Yo últimamente ya no sé si voy o si vengo. Hasta las 8.15 de la mañana no clarea el día y lo hace sólo para dar paso a un cielo gris y casi siempre lluvioso que da entrada a la noche a eso de las 16.05 de la tarde. Así las cosas una ya no sabe si acostarse o irse de marcha con el resto de la manada vampírica que surca las calles. A estas alturas de año luces ya un tono de piel que ríete tú de Nosferatu y las reservas de melanina han descendido por debajo del nivel de emergencia. Que sí, que todo es acostumbrase, pero se hace duro pasar de la 'Costa del Sol' a la 'Costa Negra', que es un decir porque aquí playa, tampoco. Con enero pisándonos los talones es de esperar que los días se alarguen, si bien eso del sol no se estila aquí hasta bien entrada la primavera y en ocasiones festivas. Para prevenir males mayores en mi próxima visita a España, ya me he hecho con unas gafas de sol estilo Prada y bien opacas, que no quiero yo que el deslumbramiento del momento me arruine las vacaciones.

12 dic. 2012

El balance de las velas

No me gusta mi cumpleaños, ese que se viene acercando a la vuelta de la esquina. Desde hace años. No se en qué momento dejó de hacerlo, pero debe ser por aquello de que toca hacer balance junto con el final de año y a veces, la balanza no se inclina mucho a tu favor. Recuerdas a la gente que pasó por tu vida y por las más diversas razones ya no está en ella, te preguntas cuándo volverás a escuchar el ajetreo de una redacción (y en este punto añado, a la que no lleguen solo malas noticias), te preguntas si estar perfeccionando un inglés con acento 'bristolian' y que te hace parecer una cantante trasnochada te servirá de mucho. Además, te estrellas con la realidad de que últimamente no sabes apenas nada de España porque ni te atreves a mirar la prensa (por aquello de que no te hierva la sangre y el alma).
 Y luego está "lo otro". Sí, lo mire como lo mire voy dejando muchos años atrás, por más que mi pavo y mis despistes inviten a pensar lo contrario. En UK con 23 primaveras estás cargada de críos y recibiendo los 'benefit', mientras tu marido se emborracha viendo 'The X Factor' o jaleando a los 'hooligans' de turno. "¿Cuántos hijos tienes?" me dicen por aquí. "Ay! la verdad es que por una cosa o por otra lo he ido dejando, no me ha venido bien nunca" me entran ganas de contestarles. Pero sonrío educadamente y digo "eso, a partir de los 25". Que me conservo estupendamente.
Quizás se me pase el arroz, quizás ya debería tener una hipoteca a 215 años, tres mocosos y un trabajo de oficina de ocho a tres (esto último es más por imposibilidad que por otra cosa, que no está el tema para chulearle al trabajo). Pero tengo mucho más. Cuesta a veces no olvidarlo, especialmente cuando maldices no poder estar compartiendo anécdotas con tus amigos de siempre y con tu familia o que el Guadalquivir y mis sueños de una casa a sus orillas quede (aún) lejos .Pero Roma no se ganó en una batalla, así que a coger aire y a soplar otro año más. Y que venga 2013, que no le tenemos miedo.


16 nov. 2012

"En ningún sitio atan lo perros con longanizas" (by mi abuela)


Nunca me llevé bien con la burocracia y doy cuenta de ello en este blog cada vez que surge la oportunidad. Si a ello le unimos las características propias de este país estricto en apariencia, hasta la médula, se explica por qué tengo mi pequeño desahogo literario abandonado. Solucionado el tema del trabajo y acostumbrándome a que, tengas el turno que tengas, poco ves la luz del día (benditos atardeceres de verano en Marbella a las nueve y media de la noche), prefiero centrarme en las experiencias. Hoy voy a hablar de los míos, los españoles y especialmente los andaluces. Sea casualidad o no y a falta de datos estadísticos, un porcentaje nada desdeñable de los emigrados en Bristol gastan aquello de 'quilla', 'una hartá' o 'en cá mi abuela'. La mayoría se encuentran entre los 24 y 30 años, han acabado la carrera sin opción a trabajo o se han visto en la calle después de años trabajando en el sector servicios o de comercios. Pero la verdad, le echan gracia hasta a las situaciones más desesperadas. Cierto es que todos pueden volver a casa, al abrigo de sus padres, que les lloran por Skype y les dicen que qué demonios hacen aquí, que a "esos ingleses no le aguantéis gritos".  Quizás eso, saber que a unas malas el plato de comida no falta en casa, les hace tolerar mejor algunos de los abusos que sufren y tomárselo como una experiencia de la que aprender. 
El hecho de que la educación española, a la hora de aprender idiomas, sea para echarse a llorar provoca no pocas situaciones 'cómicas'. Grupos de gente que va a ver pisos sin saber que con ellos irán otros doce más, de los cuales serán elegidos los que mejor caigan al dueño, los afortunados que tengan contrato o el que le haga más gracia a la impertinente de la inmobiliaria. El resto quedan nominados y expulsados al más puro estilo 'Gran Hermano'. Y se han ganado el calificativo, os lo aseguro. Les sobra la demanda y no sólo no mueven un dedo para tratar de alquilarte algo, es que te piden remover cielo y tierra (amén de soltar una cantidad abusiva de dinero), para hacerte con un techo. 
No te responden las dudas ni aunque lleves contigo un cuestionario. En la parte positiva está conocer a gente encantadora. Los muchachos de Santander que decidieron traerse el coche y por ello andan repartiendo pizzas, la chica de 'Graná' que no descarta traerse a su tío a montar una churrería para enseñarles a los británicos lo que es comer bien, el gallego que se lamenta de que hasta ahora nunca tuvo que buscar trabajo porque "el trabajo venía a mi" y sobre todo, la ola de solidaridad. Una especie de red de 'networking spanish' en la que ningún empleo queda desaprovechado y que corre la voz entre unos y otros tratando de echar una mano. Se planean navidades con jamón enviado por los sacrificados familiares y año nuevo en la típica plaza de 'Queen Square' con uvas que valen su peso en oro, a tenor de los precios de la fruta aquí. Pocos se atreven a ir a casa en 'Christmas', ya que es la mejor época para trabajar duro y coger algo de dinero. Mi sueño de esta semana es poner fecha a mi primera visita, el billete está al caer y no pienso perderme la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar. 

23 oct. 2012

La vida es lo que pasa entre medias

Lo que nos hace tan diferentes a unos de otros seguirá siendo un misterio para mí. Es como la enigmática sonrisa de la obra maestra de Da Vinci, existen tantas opiniones sobre su portadora, como maneras de interpretar el cuadro. Pero qué aburrido si el mundo fuese plano!. Mi estancia en este país va tomando forma y aunque la sombra de la búsqueda de empleo urgente hace pasar por alto muchas experiencias, lo cierto es que intentarlo merece la pena. Bristol alberga en este momento la friolera de  16.000 españoles. Somos una plaga. Venimos cargados de licenciaturas, idiomas, másters o ilusiones y mientras unos consiguen su objetivo y otros se ven obligados a regresar, no deja de ser curioso escuchar la historia de cada uno. Están los informáticos, que a poco que dominen el inglés consiguen trabajo, los de enfermería que tampoco lo tienen difícil en exceso...y luego estamos los del resto de ramas o profesiones.
 Los ingleses por su parte no entienden la política de España, ni por qué tenemos un presidente cabezón que niega lo innegable. Un entrevistador del 'job center' me dijo hace poco "oh, are you spanish? (con esta cara no se de dónde creía que venía..), there is a big disaster in your country, no?". Me hubiera gustado decirle que se equivocaba, pero la BBC abre informativos con las grietas del hambre en España y representantes de la Cruz Roja afirman sentirse desbordados; hubiera sido en vano.
Pero entre medias de todo esto pasa la vida y prefiero quedarme con eso. El otoño en Bristol es tan colorido como impresionante y las tonalidades de las hojas varían, desde el blanco más absoluto (nunca he visto nada igual) hasta el rojo más intenso. Las actividades se multiplican, la camaradería crece y los consejos de unos y de otros arropan las esperanzas.
Ellos, los británicos, siguen haciéndome tanta gracia como siempre. Con ese peculiar sentido de la estética, de la educación y de la limpieza hogareña consiguen, sin embargo, que les coja cariño. Si de todo esto hay unos vencedores son las academias de idiomas: los españoles las están haciendo de oro.
Mientras esperamos una oportunidad se organizan barbacoas, campeonatos de tortillas de patatas, excursiones, intercambios de idiomas y hasta manifestaciones en protesta por los malditos recortes. La gente está lejos, pero no por ello deja de comprometerse. Lo que ocurre duele mucho y se nota.
Quizás en breve se produzca la primera colonización de universitarios de la historia. Que estén atentos los informativos, no vamos armados pero somos muchos y hacemos ruido.


14 oct. 2012

Yes, we can

Pocas veces me enfrento a eso que llaman 'pánico al folio en blanco'. Pero esta es una de esas ocasiones. Lo piensas, le das vueltas, pero no hay manera : la Musa te ha abandonado. Incapaz como estoy de narrar alguna de las anécdotas que, de momento, me ha traído esta nueva incursión inglesa, le daremos un hueco a las imágenes tomadas a pie de calle. Y que la imaginación vuele. Es duro, cuesta y a veces dan ganas no de tirar la toalla, si no de lanzarla de un octavo piso y después pisotearla a mansalva. Pero no podrán con nosotros, si hay algo que podemos seguir haciendo es seguir intentándolo. Yes, we can.


25 sept. 2012

Corre, Forrest, Corre...que Kafka ha resucitado!

He esperado un par de días para narrar estos hechos. De lo contrario, este post hubiera sido una línea tras otra de pura bilis. Pero como tras la tormenta viene la calma, que no la transigencia, es hora ya de contarlo.
Me tengo dicho que cuanto menos visite las administraciones públicas y similares, mejor. Sin embargo a veces hay causas de fuerza mayor y te ves de nuevo en ese círculo inútil y desesperante que conforman la mayoría de ellas. Con la maleta ya cerrada y a punto de surcar los mares, me dirigí, ilusa de mi, a por aquello que denominan la tarjeta sanitaria europea. Previa cita y días de espera la funcionaría me increpa que debo pedir previamente un certificado al INEM  que me permita salir del país. Le digo que no la entiendo. "Es que como cobras el paro, necesitas su autorización". Le aclaro que está en un error, que ni cobro, ni he cobrado del Estado en años. Se encoge de hombros "pues eso es lo que pone aquí". Sin más contemplaciones me manda al SEPE donde la siguiente funcionaría ( ésta sí amable, comprensiva y sin explicarse cómo me ha ocurrido esto), me dice que debo pedir otra cita para aclararlo y que debo saber que si en efecto, ni trabajo ni percibo prestación alguna, tampoco me va a servir de nada porque la sanidad tanto en España como en Europa, ya no me pertenece. Paso de los 26 años, no trabajo y no cobro de nadie. Debe ser eso que llaman NI-NI.
Vuelvo a casa y llamo a la Seguridad Social. Lo mejor estaba por llegar. El responsable del área me dice que, efectivamente, consta que llevo enriqueciéndome a costa del SEPE desde hace casi tres años. Me río y le digo "vaya, pues soy la única española que ha conseguido cobrar del Estado más de dos años seguidos, como dicta la Ley". "Pues sí" es su respuesta.
Metida ya en el laberinto y codo con codo con Kafka (me guiña un ojo y me agradece tan buen argumento) le añado : "A ver, si en esos tres años me han dado de alta en alguna empresa como así ha sido, debería habérseme interrumpido esa prestación virtual, no?". Asiente y añade que comprende que debe ser un error, pero que eso es lo que hay, que él no puede hacer nada.
Si en ese momento lo tengo delante y hago lo que me vino a la mente cualquier jurado me hubiese exonerado por enajenación mental transitoria. Me cargo de paciencia y le insisto : Ni siquiera estoy inscrita en la oficina del Inem (perdí la fe en su utilidad hace mucho). Ese dato tampoco le hace parpadear. Tras veinte minutos cuelgo en las mismas. Bueno, en las mismas no. Con otra cita para un día antes de mi vuelo, sin Seguridad Social y rezando porque las heladas del norte de Europa no me hagan resbalar y tener que ponerme un brazo en cabestrillo. Si eso ocurre os haré llegar un número de cuenta para que me echéis una mano a pagar la factura.

5 sept. 2012

AVE César, los que van a pagar te saludan

Este mes voy a recorrer nada menos que dos destinos nacionales y uno internacional. Así las cosas y dado que mi cerdito- hucha sigue 'tieso' hay que mirar el céntimo, amén de mi propósito de no proporcionarle al Estado la alegría de ingresar ni un euro más a mi costa. Los pequeños empresarios, esos que apenas logran mantenerse abiertos, han asumido en su gran mayoría la subida del IVA. Ese insultante 21% que no repercutirán en los clientes con el objetivo de no perderlos. Me preguntaba, inocentemente si AVE, haría lo mismo. El trayecto que me ocupa, ha pasado de 86 a 89 euros y si quieres una oferta siempre te queda tomar el de las seis de la mañana. Hago cuentas....noche de hostal en Málaga....no, no me compensa. A pagar los 89. Está claro que es sólo un ejemplo, pero no el único con el que me he topado. Mi habitual merienda de Mercadona, Café Latte (y aquí evitaré el 'product placement'), ha pasado de 1 euro a 1,25. Me he dado cuenta porque son muchos días yendo a por él, pero habrá centenares de productos que han sufrido tan destacado incremento. Hasta los enigmáticos 'chinos' han metido el lápiz. El cargador de móvil que la semana pasada me costaba 6 euros y que no compré con la esperanza de encontrar el mío en breve, me ha costado hoy 7,50. Si así vamos a levantar el país no lo entiendo, que contentemos a Merkel puede ser, pero que la pobreza y el paro no se extiendan es algo imposible. Esta misma semana hasta tres diarios andaluces han presentado EREs salvajes y el periodismo muere por momento. Tiro para lo mío, pero cierto es que el resto de los sectores le andan a la zaga. Señor Rajoy, espero no verlo por aquí a mi vuelta y que ocurra un milagro y usted y todo su séquito (extensible a la oposición y toda la clase política en según que casos), bajen a los infiernos, es decir vivan para sus restos con los tan laureados 400 euros mensuales.

27 ago. 2012

Mugidos a medianoche

Dormía plácidamente soñando con mi 'muffin' preferida, cuando me ha despertado un ruido. Desde el principio he intuído quién era. He subido medio sonámbula la escalera de la buhardilla y he abierto la puerta del cuartillo. Lo que antes era un leve ronroneo, ahora era un mugido abierto. Nos hemos mirado. Si hubiera tenido cuernos me hubiese embestido, pero afortunadamente las ruedas 'made in china' no duelen. Allí estaba ella, ojerosa y algo deteriorada. Mi maleta vacuna me estaba pidiendo explicaciones. "Deja de mugir" le dije. "Vas a despertar a los demás".
Lo primero que ha hecho ha sido preguntarme por mi suerte. Para su alivio, le he confirmado que lo del trabajo estable seguía siendo una utopía y que el verano tenía los días contados. Hemos charlado un rato. Le he hablado de los días de sol y playa, de los rostros famosos, de mis encuentros furtivos (en tiempo, entiéndase) con Bisbal. De la situación en España, de los recortes, de la subida del IVA.
Me escuchaba impaciente como si esperase el "ahora qué". Tras veinte minutos conseguí dejarla más tranquila. No ha vuelto a mugir hasta ahora. Me lo ha visto en la cara y sabe que pronto volverá a estar activa.

28 jul. 2012

El chamán del automovilismo

He de admitir que cuando te dedicas a escribir, pues los ratos de ocio apetece variar. Eso y que, la verdad, he ido acumulando un ennegrecimiento a costa de ver informativos que iba a salirme de todo menos algo gracioso, pues tengo el blog abandonado. Algo más calmada y mentalizándome ya de que Japón se me va a quedar corto a la hora de buscar trabajo después del verano, pues vamos a ello. Con mi vuelta a la actualidad informativa, aunque esta vez de color más bien rosa, he puesto en marcha de nuevo mi 'forfi', ese que va acumulando taras y rasguños y que me lleva dignamente a los sitios más 'cool' del litoral marbellí sin un ápice de complejo. Acostumbrado a eso está, lleva con resignación competir con Ferraris, BMWs, Porsches y toda esa alta alcurnia que en materia automovilística se estila tanto por estos lares. El pobre está además tuerto, mientras sus competidores lucen una vista arreglada en la Corporación Dermoestética de la Fórmula 1. Pero él no se me queja, tiene mi espíritu y esas vanidades le resbalan. Pero ayer al ir a cogerlo, me esperaba con su tuerto entrecejo fruncido. Y tenía razones. Su carrocería apenas es visible cuando acaba cada día y queda inundado por cientos de panfletos, descuentos, promociones, promesas de chamanes, brujos africanos y toda suerte de impresos que hayan tenido a bien colocarle. Desde aquí mi 'forfi' y yo hacemos un llamamiento:  publicistas, comerciales, reparte folletos, absténganse por favor. No, no vamos a ir a más conciertos de los estrictamente necesarios por motivos laborales, no vamos a invertir nuestros escuetísimos ahorros en líneas de tarot y si quiero comida india o china iremos donde nos gusta porque nos gusta estar encasillados. Hemos dicho.

30 jun. 2012

Congelando el tiempo

Apenas llevo una semana de vuelta en tierras boqueronas y ya tengo la sensación de no haberme marchado nunca. Creo que hasta mi maleta vacuna, esa que muge, me mira triste. No porque no le guste el verano que se nos presenta, que creo que le encanta como a mi, si no porque la he aparcado junto a sus compañeras monocromas y aburridas y le he dicho 'de momento, ahí te quedas'.  El caso es que estos días no he podido evitar pensar que el tiempo se ha congelado. Pongo la tele, juicio a la' Panto'. Programa de investigación. De esos que están muy lejos de descubrirte nada nuevo y que centran el enfoque en el morbo que produce ver al insigne trío en el banquillo. Bajo a la playa. El socorrista se lamenta a una pareja de jubilados. Les dice con 'to' su arte "si, sí...yo también lo vi creyendo que iban a hablar de mi ciudad, pero luego sólo ven Masseratis, BMWs y Puerto Banús, mi barrio nunca sale y mi seat Ibiza tampoco" ironiza. Sonrío para mis adentros. 'Welcome to Marbella'. Da igual lo que haya acontecido en el mundo o la de vueltas que yo haya dado tratando de buscarme la vida, como dice la canción aquí "la vida sigue igual...".  Este verano y por temas laborales no tengo más remedio que rendirme al glamour del que todos hablan y al que tan bien he sabido resistirme siempre. Pero qué queréis que os diga, visto lo visto casi mejor pasar estos meses entre sarao y sarao y medio embriagada que haciendo frente a la enésima sesión pantojil. Qué cruz por Dios. Este San Benito está pegado con super glue. Anoche inauguré evento nocturno libreta en mano. Coincidí con la televisiva Samanta Villar. A ver qué me cuenta sobre mi ciudad en su próximo programa. Sea lo que sea, seguiré viéndolo desde fuera.

18 jun. 2012

Benidorm o como desparramarse a lo alto y a lo ancho

La mejor adquisición que he hecho en los últimos tiempos es una modesta maleta con estampado vacuno y cuatro ruedas. ¿Hortera?. Puede, pero estaba de oferta y además de tener espacio muge de vez en cuando, que nunca viene mal. Ella y yo acabamos de volver de Benidorm, una ciudad que a priori y siendo de otra localidad con sol y playa, no pensaba visitar. Pero el destino y las vueltas de la vida me han plantado allí una semana. Justo entre el hooligan 327 del bar 532 de la enésima calle creada por y para el desmadre. Justo ahí. El caso es que, habiendo sufrido una tantas alusiones al decir que proviene de la ciudad 'Malaya' y habiendo escrito hasta la saciedad sobre modelos de turismo y lo que sería un hipotético urbanismo sostenible creía que ya estaba más o menos prevenida para algo así. Pero he de reconocerlo, este pueblo me ha dejado noqueada. Conforme avanzas por la carretera y lo ves aparecer no puedes más que parpadear. Un enorme desfile de edificios, puntiagudos, rascacielos sin gusto alguno y torres que albergan tantas moradas como un panal de abeja, rasgan el cielo como previo paso al mar. Vistos de cerca la cosa no mejora, de hecho aproximadamente la mitad de la población de una capital como Madrid, podría caber en una sola de esas torres. Ignoro el aspecto legal de estas construcciones, pero desde luego no es lo que yo tenía entendido por un pueblecito mediterráneo. La guinda del pastel la pone una megalítica construcción que se vanagloria de estar llamada a ser "el residencial más alto de Europa". Su sola visión aterroriza, aunque es de suponer que si siguen adelante, es porque habrá quien le encuentre encanto.
Una vez inmersa en el centro del lugar la postal es constante. Miles y miles de ingleses, suecos e irlandeses ingieren litros y litros de pintas y soportan estoicamente horas de sol que harían desvanecer al españolito más curtido. Ellas, desbordadas. Y no, no de tareas. Desbordadas en lo físico, porque os digo ya que allí 'Naturhouse' no hace negocio. Blancas y rojas a medias, brazos y piernas de flan, enormes pechos y bikinis imposibles que quedan tragados por sus generosas curvas. Olé por la confianza en sí mismas. Una seguridad que atrae sin duda a sus congéneres masculinos, menos blandengues pero con prominente barriga cervecera y que berrean como ciervos en época de celo cuando sus musas se acercan.
No dejo de reconocer que la estampa es un rato curiosa. Sea la hora que sea ahí están, inamovibles jarra en mano y celebrando de igual manera una victoria que una derrota deportiva. Y a tan distinguido ejército hay que alimentarlo, y bien, así que toda una marea de bares, pubs y restaurantes llenan sus ávidos estómagos. Pescaíto frito? Ensaladas? Paellas?. Ni de lejos. Comida de rancho americano, desayunos cargados de huevos con beans, lo que viene siendo un 'meal' ligerito.
Que quede claro, que como víctima de los prejuicios que soy  ("ah! de Marbella! entonces llevas el bolso cargado de petrodólares, no?") no pretendo fomentar estereotipos y no dudo que haya otro Benidorm, pero al menos yo en este viaje no he podido atisbarlo. En su favor he de decir que las arenas son blancas, el agua templada y el ambiente festivo y distendido 24 horas. Quizás la clave sea en que no se trata de un lugar hecho para vivir, si no para estar de paso.

24 may. 2012

Picaresca 2.0

Esto de la crisis está desarrollando la picaresca española una barbaridad. Dados como somos, nosotros el producto nacional, a sacar tajada de todo cuanto se pueda, no hay mejor excusa que estos tiempos tan duros para tratar de tomar el pelo a los demás. Siguiendo con mis aventuras y desventuras diarias y dado que lo del trabajo estable sigue siendo una utopía, he estado diez días promocionando un vehículo que el marketing quiere asociar a "subidones de adrenalina" y que regalaba la experiencia de bajar a la estación de autobuses en un tobogán de quince metros. El caso, es que ocho horas diarias viendo deslizarse gente dan para mucho, y si bien el estudio sociológico que pude hacer allí merece unas líneas, hoy me centro el el individuo que obtuvo el número 1 en el 'Top Ten personajazos'.
Contextualizo: Estación de Moncloa, once de la mañana, dos azafatos arriba, dos chicas abajo. Velocidad media del tobogán: 1 km por hora. Posibilidad de incidentes: casi nula.
Y digo casi, porque el sujeto logró crear el incidente. Tras fingir que era mudo y no contestar a las indicaciones de mis compañeros, se tira dos veces, correctamente y sentado. A la bajada se mira insistentemente los codos. Sube una tercera vez, sin previo aviso coge carrerilla, entra de cabeza y se lanza como alma que lleva el diablo. No hubo tiempo de pararlo. Llega abajo y de repente le vuelve el habla. "Mirad lo que me he hecho!! me he quemado, me he quemado, os voy a denunciar". Todo intento de razonar se vuelve inútil. Nos pide el móvil para llamar a la policía; ante la negativa acude a una cabina. Idem con el SAMUR. En diez minutos ya está el circo 'montao': ambulancia, agentes locales y escenificación de drama. Papeles del seguro. Todo en regla. Cuando el sujeto observa que lo de tener los brazos rojos es algo nimio, finge dolor de cuello y pide radiografías. Los agentes empiezan a perder la paciencia cuando añade que "no tengo dinero para ir a comisaría a poner la denuncia, me lleváis no?". Al final y pese a la negativa inicial de los enfermeros, el sujeto es trasladado al hospital con el objetivo de hacer un parte médico, si bien obviamente todos sus intentos por sacar tajada del seguro fueron inútiles porque la Policía lo caló en el segundo uno. Nunca he visto cosa más descarada.
"Hay profesionales de ésto, que incluso se tiran encima de los coches" aclara uno de ellos.
Madre mía, como está el patio....pienso para mis adentros. Pero que puedes esperar, que te tome el pelo el chusmilla del barrio es hasta previsible. Pero es que esta picaresca se extiende a todos los niveles. Y he aquí cuando vuelvo a mi tema estrella: el laboral.
Ayer abro el correo, una famosa web de empleo me informa de mi selección como redactora de cursos on line. Entro en la web de la empresa en construcción, me quedo ojiplática al leer el enfoque y la temática de los cursos. Los de cirujano estético y cirujano cardiólogo deben ser muy fiables....
También los hay de comunicación. Leo las condiciones. Tú elaboras el temario, tú te lo guisas y te lo comes y tú lo envías a ciegas a la empresa que promete abonarte un 20% de las ventas del curso. Envío un email preguntando qué ocurre si te curras el temario, lo envías y nadie se apunta. "Pues que no cobras". Eso, más trabajo gratis.
Ayer 'El País' publicó un estudio norteamericano en el que se señalaba que entre 200 profesiones la peor por niveles de estrés, presión, salario, horas de trabajo, etc..era el periodismo. No se dónde vamos a llegar.



11 may. 2012

Una pasión sin fuego alguno

Tú y yo nunca seremos amantes. Lo sabemos desde el primer día en que nos vimos. Quizás porque hay amores que no se olvidan, quizás por lo odioso de las comparaciones, quizás porque somos como el fuego y el hielo. Te observo día a día, pero no te entiendo. Corres, llevas prisa, escalas metas, persigues ambiciones mientras yo sueño con tardes de piel dorada, sal en los labios, páginas de calma. Te presentas ante mí cuadriculado, amplio, inabarcable e irreconocible. A veces trato de llegar a ti, pero pasan los meses y hay que aceptar que este ADN, no casará nunca con el tuyo. No olvido que te admiran, que hay quien muere por ti, que eres objeto de envidias e intrigas. Y que todo ello sin embargo me provoque tanta indiferencia....
Hay relaciones basadas en la causalidad y esa es la nuestra, una causalidad de acontecimientos, a la espera de un final feliz, como quien vive aún con ese marido al que no soporta sólo porque el divorcio sale caro y no puede pagar al letrado.
Pero he de reconocerte un mérito: ya no me queman tus trampas. Ahora que veo con nítidez absoluta que es cuestión de tiempo, he dejado de intrigarme por tu estilo de vida. Nunca has tenido nada que hacer conmigo ni mi alma, rebelde, libre y tan fuera de itinerarios. Si pudieses hablar creo que yo tampoco te gustaría a ti. Y es normal. No podía ser de otra manera. Un año ya contigo, Madrid. Un año de amor imposible a la espera de desenlace. Celebraremos el día en que ambos nos digamos adiós.

23 abr. 2012

En el país de los limbos administrativos

Esta mañana he amanecido de nuevo en la oficina del paro. Estaba como era previsible, desbordada. Cuando ha llegado mi turno he realizado la ya rutinaria inscripción, sin más novedad. Aprovechando que estaba allí, le pregunto a la chica por qué, por más que muestro mi interés en hacer cursos de todo tipo nunca he sido llamada. "Es que los cursos se otorgan por antigüedad en el desempleo" me contesta. Si ya sabía yo que había algo peor que no trabajar nunca: trabajar muy de vez en cuando. Eso ya te deja sin derecho ninguno. La chica prosigue y me dice que "en tu caso", es decir aquel que se da de alta y baja periódicamente, debido a que a veces consigo trabajar algún día suelto o fin de semana "estás en un limbo porque nunca acumularás antigüedad". Pues vamos mejorando, posibilidad de cursos cero, posibilidad de trabajo cero con cinco. De cobrar el paro ni hablamos...porque para trabajar un día de vez en cuando las ETT te dan de alta (cosa que sería de elogiar dados los tiempos que corren, pero que a mi en este caso me ha venido de pena), pero en el trabajo más prolongado que conseguí en 2011, siete meses a media jornada, la cotización era una utopía. Una utopía que sin embargo se hace palpable para la declaración de la renta, enésimo año escuchando esta frase: no puede confirmar su borrador porque tiene actividades no declaradas. Hasta ahora, pedía una cita, entregaba la documentación correspondiente y recibía las retenciones practicadas....este año, Hacienda no me permite ni coger cita por esta misma causa. Y sin esa cita, no me reciben en la oficina, y sin que me reciban no puedo entregar la justificación que me permita la devolución correspondiente. Y segundo limbo de la semana. Este país es un agujero negro.

27 mar. 2012

Vacúnense y no salgan de sus provincias, por favor.

Somos una sociedad enferma. Unos paletos y atrasados. No lo digo yo...que llevo escuchándolo de la derecha más intransigente desde que el PP perdió las elecciones (y me temo que mucho antes, pero no tan alto). Pobres de nosotros, los andaluces. Sin saber leer ni escribir, corruptos, vagos...vamos que estamos en el mundo porque tiene que haber de to'. Y ahora que ellos nos tienden la mano como si fuésemos de su misma clase, vamos y les rechazamos. Que la democracia y el voto libre sólo es teórico pero nosotros, como entre siesta y cartojal pues estamos de procesiones o bailando las sevillanas, no nos hemos enterao' y les hemos desmontao' el chiringuito. Señores, no nos den más oportunidades, está visto que no somos dignos de ellas. Vacúnense de la bacteria andalusí y no se muevan de sus provincias, hagan el favor de no venir a llenarnos las playas, a disfrutar de cientos de años de cultura enraízada en los mundos árabes y cristianos, a quedarse catatónicos con nuestras puestas de sol, a llenarse la boca en nuestros bares de tapas y a dejarse contagiar por nuestra alegría innata. Aún están a tiempo de declararnos 'Comunidad non grata'. Eso de que somos potencia mundial de turismo, líderes en investigación de células madre, primeros en trasplantes de órganos y que para colmo nos brilla el sol todo el año, son sólo bulos conspirativos...porque como bien dicen, somos el tercer mundo. Pongánse a salvo, rápido. No dejen que Andalucía les embruje.

7 mar. 2012

El 20% de los cadáveres de la Pantoja

No tenía previsto ver el biopic de 'La Panto'. Y no, no voy a decir que yo sólo veo documentales de 'La 2': más bien es que pensaba engancharme al capítulo 2, ése en el que por mi origen y profesión sentiría más familiar. No tenía previsto tampoco hablar de cotilleos en este blog, pero hoy voy a hacer una excepción. Como he dicho, no veía la serie de marras cuando empiezo a recibir 'wassap' de mis hermanas riéndose de lo que han visto y  cuyo contenido no entiendo. Para cuando quiero incorporarme a sus bromas, ya ha acabado la serie. Les prometo que la veré online para comentar la jugada. Puedo decir que mereció la pena por la experiencia. Por cierto, no tiene nombre que cada diez minutos, Telecinco.es te inserte los anuncios que se le antojen sin posibilidad de escape.
A lo que iba.Primero una siente verguenza ajena al comprobar ese acento andaluz de los personajes, sólo superado en error de entonación por aquella 'Juani' de Médico de Familia. No corre mejor suerte la interpretación. Pero supongo, que ni una ni otra cosa fue lo que sumó el 20% de share.
Tenía unos diez años cuando me encontré por primera vez al fallecido Gil y me regaló un pin del Atlético de Madrid como saludo y unos once cuando acudí como invitada a aquel programa infame ( en mi defensa diré que todos tenemos un Hormigas Blancas), que se rodaba en su casa y donde desbordaba bañera con mulatas y 'mama-chicho' de la mano, que ironía, de la misma cadena de televisión.
Desde ahí y hasta que llegué a cubrir para distintos medios los desmanes ya convertidos en hechos delictivos, del clan que más tarde completarían Muñoz, Pantoja, Roca... oí todo tipo de rumores, si bien no tengo de primera mano sobre este culebrón, más información que la que el espectador ya conoce. Mérito que sí le conozco a varios compañeros.
Y he de confesar que tras ver la serie y a la espera de la segunda parte, no puedo más que calificarla como el reflejo cañí de una figura que parece haber dejado tras de sí, una larga estela de hombres y mujeres en estado comatoso y que para colmo de males, acabó en la Cueva de Ali Babá, que era por aquel entonces Marbella. Y todo ello, con la misma tenue sonrisa que muestra la Mona Lisa (que me perdonen los amantes del arte) y que tantos interrogantes despierta.
Quizás por eso, tantos años después, siguen los programas hablando de ello, porque esta historia 'Typical Spanish' tiene todas las características para triunfar en la pantalla: miles de dimes y diretes y pocas certezas. Hay carrete para rato.

22 feb. 2012

Que llueva, que llueva la Virgen de la Cueva

A mí las boinas siempre me han gustado, pero para el campo. A la ciudad no le van bien. A los hechos me remito; un gris denso e irrespirable se apodera de Madrid y hace que el horizonte deje de perfilarse azul. Una buena tormenta nunca viene mal, no sólo para llenar los embalses si no para despejar el cielo y las mentes. Como un borrón y cuenta nueva. Eso es lo que va necesitando el ambiente. Bueno, eso y el cierre de unas cuentas de miles de fábricas, pero eso de momento no parece viable. A los gobernantes  y empresarios les gusta un mundo sucio y denso, que eso da dinero. Pues con mi boina en la cabeza sigo contando. Llevo un tiempo sin escribir, se me hacía difícil últimamente. Y es que, el objetivo de este blog era captar una sonrisa. Irónica, tierna o sincera, pero una sonrisa. Y a veces, es difícil mantenerla. Por fortuna, aún quedan refugios donde sanar el alma.
Aún es pronto para cantar victoria, pero parece que las perspectivas de trabajo van mejorando y quizás en breve no me sobre tanto tiempo para pensar o lo que es peor: ver las noticias. Hoy tengo en mente a muchos amigos. Cada uno por su lado, batallando con sus fantasmas, luchando por mejorar, deseando una caña en grupo y unas risas. Qué ganas.
En fin, voy a ir despidiéndome  que tengo que calentar la garganta. Confío en que unos gorgoritos y varios intentos de canto bajo la ducha, apelen a los oídos de la madre naturaleza y la hagan llorar de modo estruendoso. Podéis uniros a mi.

27 ene. 2012

Justicia, esa palabra tan desvirtuada

Dice el famoso lema turístico que 'Spain is different'. Vaya que si lo somos. Nos pasamos por el forro todas las leyes y normas escritas, amparados en la impunidad más absoluta. Bueno, vosotros y yo, ciudadanos de a pie, no. Me refiero a esos que son intocables. No entiendo demasiado de derecho, pero visto lo visto me alegro de no haber perdido años estudiando unas leyes que no están en vigor. Menuda tontería habría hecho. Y yo que pensaba que no había mejor opción que el periodismo para alucinar en colores. La única norma real, puesta en práctica y que no falla se resume en una línea: cuantos más ceros en tu cuenta corriente y mejor posición dentro de un partido político, banco o compañía internacional menos posibilidades tienes de que, hagas lo que hagas, des con tus huesos en la cárcel. No entiendo por qué siguen gastando millones en procesos judiciales, recursos, apelaciones....si al final el más llano españolito sentencia y gratis, lo que va a pasar "ya verás como ese no va a la cárcel".
Y sí, estoy pensando en Camps, Urdangarín, Malayos, empresarios de la construcción que han destruido nuestras costas, políticos tan engreídos como para levantar estatuas inmensas de su fea cabeza mientras sus conciudadanos se las apañan para llegar a final de mes....desde luego que 'Spain is different'. Pero oiga, que justicia hayla y si no que le pregunten a Garzón. Quizás peque de pesimismo, pero yo sólo veo dos soluciones, o hacer la maleta y no volver, o arrancar de raíz como un árbol podrido a toda la clase política y la gran mayoría empresarial de este país. De ilusiones también se vive. Y mientras, los españoles seguimos con los ojos como platos los circos y pantomimas de los enchaquetados de turno...Luego se meten con 'Sálvame'. Ellos, al menos admiten que lo que hacen es espectáculo.

9 ene. 2012

Los peligros del Telediario

De nuevo a la rutina. Que en mi caso no existe. No se que haré, el día que me levante sabiendo en qué voy a ocupar las horas. Tras haberme acoplado la mar de bien a mi enésima nueva vivienda y con la suerte de despertarme cada mañana con la mejor de las compañías, empiezo el año con la mochila cargada de proyectos. Y mientras estos van llegando, sigo observando mi alrededor con la misma perplejidad que un crío de un año. Lo de ver el informativo es algo que tengo que ir dejando, sobre todo de cara al descanso nocturno. Aprovecho para lanzar una recomendación a las cadenas televisivas, con el fin de evitar mayores índices de ataques cardiacos y depresiones. Que no está el horno para bollos. Al igual que las cajetillas de tabacos rezan en su frontal aquello de "fumar mata lenta y dolorosamente", la sintonía de los telediarios debería ir acompañada de un aviso que alertase de los terribles efectos secundarios de visionarlo. Me explico. Pongamos hoy mismo, enésimo día en el paro, incontables frases de autoestima, te obligas a comenzar un curso on line, lees un libro en inglés por aquello de no perder el idioma, sudas la gota gorda aprovechando el gimnasio gratuito para quemar frustraciones y tratas de no perder la esperanza pese a que el teléfono nunca suena. Aún así la serotonina del deporte y otras cosas te hacen mantener la sonrisa.
Pero entonces llega esa hora tonta de esperar a la cena y pones la tele. La primera imagen te hace recordar aquella frase que dice "si al sonreir se afea el gesto de una persona, es que ésta es mala".  Primer plano del ilustrísimo Camps. He de reconocer que independientemente de su corrupta gestión, su careto me puede. Tres millones de euros en promocionar el aeropuerto sin aviones de Castellón. Y luego se pasan el día hablando de cuatro trajes. Que hasta el nombre de la empresa de tan elegantes ropajes era cutre, 'Forever Young'; sin comentarios...
Pasamos al plano medio, cara tapada con sendas carpetas rojas, de un juez que ha sido multado con 5.000 euros por humillar, insultar y vejar a mujeres y homosexuales y retrasar casos de inmigrantes coaccionando para ello a sus subordinados. El buen señor, garante absoluto de la justicia, seguirá ejerciendo, aunque ni uno sólo de sus compañeros haya lanzado una palabra a su favor.
Y así durante 45 minutos de informativo....lo dicho, por favor, cadenas de España, alerten sobre el brutal contenido de sus informativos, que la Seguridad Social no está en sus mejores momentos y no vamos a hacerle la faena enviándole más corazones en shock o nervios destrozados.