30 jun. 2012

Congelando el tiempo

Apenas llevo una semana de vuelta en tierras boqueronas y ya tengo la sensación de no haberme marchado nunca. Creo que hasta mi maleta vacuna, esa que muge, me mira triste. No porque no le guste el verano que se nos presenta, que creo que le encanta como a mi, si no porque la he aparcado junto a sus compañeras monocromas y aburridas y le he dicho 'de momento, ahí te quedas'.  El caso es que estos días no he podido evitar pensar que el tiempo se ha congelado. Pongo la tele, juicio a la' Panto'. Programa de investigación. De esos que están muy lejos de descubrirte nada nuevo y que centran el enfoque en el morbo que produce ver al insigne trío en el banquillo. Bajo a la playa. El socorrista se lamenta a una pareja de jubilados. Les dice con 'to' su arte "si, sí...yo también lo vi creyendo que iban a hablar de mi ciudad, pero luego sólo ven Masseratis, BMWs y Puerto Banús, mi barrio nunca sale y mi seat Ibiza tampoco" ironiza. Sonrío para mis adentros. 'Welcome to Marbella'. Da igual lo que haya acontecido en el mundo o la de vueltas que yo haya dado tratando de buscarme la vida, como dice la canción aquí "la vida sigue igual...".  Este verano y por temas laborales no tengo más remedio que rendirme al glamour del que todos hablan y al que tan bien he sabido resistirme siempre. Pero qué queréis que os diga, visto lo visto casi mejor pasar estos meses entre sarao y sarao y medio embriagada que haciendo frente a la enésima sesión pantojil. Qué cruz por Dios. Este San Benito está pegado con super glue. Anoche inauguré evento nocturno libreta en mano. Coincidí con la televisiva Samanta Villar. A ver qué me cuenta sobre mi ciudad en su próximo programa. Sea lo que sea, seguiré viéndolo desde fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario