14 feb. 2011

Diferencias culturales II


“Los españoles es que sois demasiado limpios”. Enunciación verídica de una madre de familia media y típica a su babysitter española. (Va por ti Pilar).
Juguetes, ropa de varios días, moquetas sin aspirar, platos, cuartos amontonados de trastos…y un estilo de vida en general muy desordenado y poco pulcro en cuanto a tareas del hogar se refiere, caracterizan a toda casa británica que se precie. Que por fuera estén desconchadas, llenas de moho o sucias puedes achacarlo al tiempo pero en el interior….ahí es que somos diferentes. Pero una vez más, los ingleses no lo conciben así y muestra de ello es que hasta las inmobiliarias que alquilan habitaciones (Va por ti María) las muestran orgullosas mientras tu vas sorteando por el camino todo tipo de utensilios y descubres tras un buen rato que el sofá, efectivamente, es lo que se esconde tras esa ingente cantidad de ropa.
Las diferencias siguen a la hora de comer (y no hablo de alimentos porque para eso necesito un blog aparte…). Las servilletas no existen, ni se echan de menos, ni se necesitan. Y esto no ocurre sólo en las casas. A ver si tienes valor de encontrar un Pub o bar de comida (excluyendo los restaurantes de lujo) que cuente con ellas. Mis amigos y yo lo hemos hablado bastantes veces. Hasta hoy sigue siendo un expediente-X..
Y ahora les doy una tregua a los ingleses en éste próximo apartado: son, con mucha diferencia, infinitamente más educados que nosotros. Soy incapaz de contar las veces diarias que, por no desentonar, me veo obligada a decir ‘Thank you’, ‘Cheers’ y sobre todo ‘Sorry’. Y eso yo, que no me esmero, que ellos acompañan dichas coletillas con ‘my darling’, ‘my love’ o ‘sweety’. Todo ello sin conocerte de nada. No es que siente mal, pero a los españoles nos choca e incluso me consta que cierta parte de la población más viajada ve excesivo ésto. Un profesor de inglés ponía un ejemplo: “es demasiado, es que aquí hasta cuando te pisan un pie tu dices ‘Sorry’ por haberlo tenido ahí”. Y no es exageración. Insisto, ni mejor ni peor que nosotros, pero le veo dos fallos a esto: que al final del día te duele la mandíbula y que las palabras de agradecimiento y disculpa quedan totalmente desvirtuadas.

1 comentario:

  1. ja ja ja... es cierto, ¡qué le pasa a esta gente con las napkins! Vale que las nuestras sean impermeables y no sirvan para mucho, pero al menos sirven para escribir direcciones ;)

    ResponderEliminar