30 mar. 2011

El significado erróneo de las palabras

Hay términos en el diccionario que,desde mi punto de vista, tienen un significado que está muy mal acuñado. No se en qué momento, alguien decidió que hacer algo bruto era una animalada o bestialidad. Hay que tener valor. A lo largo de los siglos miles de historias demuestran que ellos, los animales, nos ganan en calidad humana muchísimas veces y que cuando son protagonistas de algún ataque lo hacen debido a cuestiones de supervivencia. Siento especial debilidad por los gatos. De pequeña me daban respeto, se me antojaban unos animales huraños, pero tras toparme con una indefensa gatita abandonada hace ya muchos años, descubrí su carácter bondadoso y su valiosa compañía. Con el paso del tiempo he cuidado de varios de ellos y aunque mi memoria es débil para muchas cosas, no puedo olvidar el olor a lactante y la dependencia total de la última de ellas, Nora, hoy hecha toda una señorona de pelo largo y brillante, gracias al cuidado de unos estupendos papis y de sus dos hermanitos. Los animales son amigos incondicionales que no te abandonan jamás, no te mienten ni en su gesto,no te traicionan,no hieren o matan porque les apetezca. Poco tienen que ver ellos con los verdaderos  animales, esos que dejan morir de hambre y sed a sus mascotas,los abandonan para irse de vacaciones, los cuelgan de un árbol tras la temporada de caza,presiden una perrera similar a 'La casa de los horrores' , o juegan a ahogarlos o apedrearlos nada más nacer. Disfrutar hiriendo y matando a una criatura cuya posibilidad de defenderse es nula, es un acto que te cataloga como persona y que te quita el derecho a ser considerado humano. Es paradójico también que razas como los burros sean considerados bestias cuando, tras ser utilizados durante cientos de años como soporte de explotación y carga los hemos puesto al límite de la extinción, a ellos, que por no hacer no hacen ni ruido.
Ojalá los que nos consideramos humanos evolucionemos hacia la animalidad y el sistema judicial endurezca de manera ejemplar las penas para estos energúmenos capaces de destrozar sin piedad a criaturas que,como demuestran múltiples hechos,darían sin dudarlo su vida por ti.

23 mar. 2011

El efecto Bárbara Streisand y las redes sociales

Con esto de las nuevas tecnologías ninguno estamos a salvo. Y de ello no se libran ni los famosos. Cuentan los mentideros de Hollywood que Bárbara Streisand está profundamente enfadada por dar nombre a uno de los efectos más puñeteros de las redes sociales. La actriz demandó a Google Earth cuando dicha aplicación del gigante de internet se disponía a tomar fotografías de la exclusiva zona donde vive. Streisand debió pensar que esas cosas tienen que soportarlas el común de los mortales, pero no ella y se negó a que la gente común viese con detalle las vistas aéreas de su casa. El juez le dio la razón y ordenó sombrear ese tramo de calle, si bien esto no supuso alivio para el sufrimiento de la intérprete. Dados como somos los humanos al cachondeo, algunos de sus conciudadanos incluso alquilaron avionetas para tomar sus propias fotografías y otros se convirtieron en ávidos paparazzis a pie de calle colgando todo ello en la red. ¿El resultado? Pues la casa de Streisand finalmente fue mucho más observada de lo que lo habría sido de haber permanecido ésta callada.
Y es que las redes sociales las carga el diablo. Hay que hacer un uso muy medido e inteligente para que no se vuelvan en tu contra y ser muy consciente de que la comunicación ha cambiado de manera vertiginosa y que los ciudadanos son ahora quienes determinan, en gran medida, el éxito de una campaña de marketing o una idea concreta. La figura del 'Community Manager' no es aún muy conocida si bien va a ser un cargo totalmente imprescindible en toda empresa que se precie. Querer limitar las intervenciones ciudadanas ya no tiene futuro y la única posibilidad es unirse a ellos controlando en todo momento qué opinan y gestionando con acierto posibles crisis de imagen mediante una información sincera y clara.
A nivel personal los peligros son obvios y más vale pensar dos veces a quien admites en tu mal llamado círculo de 'amigos' virtual y no caer en la trampa vanidosa, de querer superar a tu entorno en número de seguidores. Si a esa persona que te mira desde su avatar con cara sonriente te la cruzas por la calle y apenas te saluda...por qué sí incluirla en tu mundo paralelo?. Puede salirte muy caro.

16 mar. 2011

Grandes inventos I: El transporte de la alegría

Dado que lo de encontrar trabajo se ha convertido ya en una tarea más complicada que la búsqueda del Santo Grial, sigo teniendo bastante tiempo para reflexionar sobre las grandes estupideces que soportamos los humanos. Y hoy me ha venido a la mente una más. Durante todo el día he cogido alrededor de seis metros para ir a varios puntos de Madrid y como no me manejo aún muy bien, pues he descartado ir caminando, aunque estoy segura que podría haber hecho a pie varios de los trayectos. Yo pensaba que a mi me gustaba tan poquito el metro por mi fobia a las aglomeraciones, los espacios cerrados y en general a toda cantidad ingente de humanidad hacinada en un tubo que se desplaza a velocidad de vértigo y a decenas de metros bajo tierra. Pero para mi alegría, ya me creía un bicho raro, he descubierto que la mayoría de la gente piensa lo mismo. ¿ O acaso habéis visto a alguién reírse dentro de un metro?, es más...¿los habéis visto siquiera sonreír?. No. La gente baja al metro como el que va al matadero, cabizbaja, seria, sin vida. Una vez dentro, parece que a todos les dijeran que su suegra va a irse a vivir con ellos indefinidamente.El rostro de los viajeros se torna tan apático y silencioso que cuesta mucho discernir alguna palabra. Son como máquinas desplazadas por otra máquina mayor. En el último que tomé hoy (seis de la tarde, lleno) se produjeron dos breves paradas al margen de las previstas. No se oía ni a los niños llorar o jugar. Si hubiese dicho mi nombre en alto, el sonido de éste se hubiera propagado varios vagones atrás.
Creo además que si en ese momento una raza alienígena grabase imágenes de nuestro comportamiento, no podría llegar a otra conclusión excepto la de que la gente metida en ese 'tubo' posee depresión profunda.
Pero señores, no se confundan pese a las apariencias, pues el metro es otro de esos grandes inventos de la humanidad hechos por y para mejorar nuestra calidad de vida. Y cómo discutir eso, llegas a tiempo al trabajo y no cabreas al jefe, te ahorras ver el cielo que cuando llueve es muy desagradable, coges un bronceado luz de neón adorable ,disfrutas del magnífico silencio intravagonal....una gozada.
Entre metro y metro también he tenido tiempo para almorzar con una amiga. Ella procede de un pequeño pueblo de Extremadura donde el transporte de la alegría, las prisas, el hacinamiento y las luces de neón apenas si las ven en televisión y me comentaba que, aunque ha tenido que venirse a trabajar a la capital, echa mucho de menos la calidad de vida del pueblo.Trabaja, se desplaza bajo tierra, llega a casa, cena, se acuesta. Bis. Y rezando porque mantenga el trabajo, que la hipoteca no perdona. No la culpo, hemos creado un sistema en que la única forma de salir adelante es ésa. Curiosamente y a diario en las grandes ciudades utilizas miles de geniales avances creados para el ciudadano de a pie y que no hacen si no menguar tu calidad de vida, ésa que irónicamente persigues.Y claro, así se nos va hasta la sonrisa.

4 mar. 2011

No te rías, no te rías de la Bruja Avería

Nos mienten. Y descaradamente, cuando dicen que esta crisis está afectando a todos. Falso. Hay un sector que se está haciendo de oro. Y no, no me refiero a la clase política ni a los bancos que amontonan una tras otras las viviendas embargadas. Me refiero a aquellos que trabajan en las ciencias ocultas, blancas o negras. Y a varias noticias publicadas me remito.
Siempre me han atraído los fenómenos paranormales aunque si tengo que decantarme por como diría Mulder ‘believe or not believe’, no sabría qué decir. Nunca he sido de llevar amuletos y las ceremonias y aquelarres no las he visto más que en las películas.
Aún así y precedido el acto de una serie larguísima de acontecimientos a cada cual más nefasto, esta mañana me envalentoné y me fui a una tienda esotérica cuyos dueños, me merecen el máximo respeto y credibilidad. Tras hablar un rato y explicar la situación he salido ataviada con un par de artículos cuyos detalles me guardo.
Esto me ha hecho pensar que si yo, poco propensa a estas cosas, he acabado viendo una posibilidad a mi particular crisis en estas ciencias qué no hará una persona desesperada ante una enfermedad mortal o hijos que no puede alimentar.
Si uno está predispuesto a creer, puede pensar que la razón de sus males y más ahora que corren malos tiempos para todos, es extraterrenal y puede acabar haciendo como yo en el mejor de los casos, o en el peor acudiendo a presuntos brujos/as para que alejen de su vida toda negatividad y llenen su cuenta corriente.
Ahora bien. A quién acudes?.La oferta es tan amplia como incontable y la tarea de discernir un sacacuartos de un profesional, muy difícil. El pasado año acudí a unas jornadas que ofrecían desde sesiones de constelaciones familiares (a las que entré pensando que eran para ver las estrellas en familia y de cuya sala huí en un minuto…) hasta sesiones de Reiki o relajantes conciertos de cuencos tibetanos. Entré en una conferencia en la que un hindú cuyo nombre no recuerdo pero se suponía era una eminencia en su campo, defendía que todos y cada uno de nosotros estamos completamente predestinados por nuestro signo zodiacal. Aseguró sin parpadear, que todos los Virgo vivían en una gran casa. Sí, sí tal cual. Y añadió un ejemplo: “aquí en Marbella, he conocido muchos Virgo que, sin ser ricos, viven en una mansión porque son los cuidadores de las casas y como sus dueños vienen sólo unos meses en verano en realidad la casa es suya”. Se quedó tan a gusto. La conferencia no admitía turno de preguntas, si no le habría preguntado a ese buen hombre si es que entonces, no existen vagabundos regidos por Virgo o si en el continente africano los signos se reducen  a once.
Desplumamiento de pollos, patas de conejo, sangre de vírgenes, la Bruja Avería….más nos vale andar con cuidado porque una piedra o amuleto no puede hacernos ningún daño y hasta puede ejercer un efecto psicológico positivo pero pasar a palabras mayores sólo puede empeorar la situación. Porque si no existe el oscurantismo has perdido el tiempo y el dinero y si existe….mejor no acercarse a él.

1 mar. 2011

El arroz, para las paellas



Pues con ambos pies de nuevo en España y dado que Marbella no creo que pueda sorprenderme ya mucho, tendré que esforzarme por encontrar temas que me sugieran unas letras, más allá de las consabidas puestas de sol bajo un calmado mar y el monótono paseo marítimo con sus verdes árboles.
Ayer paseaba por el centro aprovechando los rayos de sol cuándo me encontré a una conocida, de éstas que a veces te saludan y a veces no, en función del pie con el que se levante, supongo. Me dice tras unas preguntas de cortesía, que va a casarse. Supongo que debió verme la cara porque me dijo: “no te alegras?”. Yo reaccioné más tarde que pronto y la felicité interesándome por la identidad del afortunado. Me despedí y seguí paseando. En realidad había tenido ganas de darle el pésame. No por el novio, que como ya he dicho no conozco, si no por incrementar de esa manera tan inconsciente las posibilidades de ser infelices para siempre. ¿Que hay matrimonios muy felices? Pues como dicen por Galicia, haberlos, haylos. Pero apuesto algo, a que igual de felices serían sin papeleo de por medio.
El matrimonio hoy día está sobrevalorado, si uno quiere un fiestón y una buena tarta en homenaje al amor pues bienvenido sea, pero celebrar una ceremonia que te ata y te complica la vida…eso es otro cantar. Son completamente inevitables las futuras disputas sobre qué es mío y tuyo, sobre que el regalo de tu suegra ha sido muy caro o que preferirías no ir a cenar con esos primos lejanos que apenas conoces en lugar de irte con tus amigas de fiesta….
Creo que las bodas siguen celebrándose por esa necesidad que sentimos de tener al otro ‘controlado’. Otra tontería, si el individu@ en cuestión va a engañarte en algo lo hará igualmente, sólo que con más dificultades y si te va a dejar lo hará también, pero de una manera harto más larga, complicada y dolorosa.
No le veo desventajas sin embargo a una convivencia o relación sin documentos de por medio, uno se siente más libre para actuar, cualquier regalo o detalle es una acto generoso y no impuesto y no se corre el riesgo de acabar actuando sólo como el otro y sus allegados esperan que se actúe. Se continúa manteniendo cierta parcela de libertad que no hace si no fortalecer la relación si ésta va bien y hacer más sencilla la ruptura si el amor ha desaparecido.
Por eso opino que el arroz, mejor para las paellas.