30 may. 2014

Agárrense, que vienen curvas

Los políticos británicos llevan años intentando frenar la masiva inmigración que recibe este país. Han intentado desanimarnos con el tiempo, han cubierto de lluvia y hielo calles y hogares, han teñido de gris perpetúo sus cielos y han multiplicado los acentos del inglés para hacérnoslo aún más ininteligible. Pero hasta ahora nada les ha funcionado, seguimos viniendo en masa. Y aquí estoy yo hoy tratando de echarles una mano, que vamos siendo demasiados.
Tomen nota eminencias porque la solución es bien sencilla; una vez uno desembarca en cualquier aeropuerto británico debería enfrentarse a una galería de fotos del "antes" y "después" de al menos una treintena de sus compatriotas. En ella debe aparecer el proceso de degradación que sufre, por poner un ejemplo, el español medio desde su llegada hasta su abandono (si éste se produce) de UK.
Lo primero a destacar, para que la campaña sea efectiva, es la desaparición del tono dorado o "sun kissed" como dicen por aquí, y su sustitución por un blanco lechoso al que suelen acompañarle diversos tonos amarillos según la época del año.
A continuación vayan sustituyendo ese descuidado pero arreglado look informal que nos caracteriza, por unas bermudas estampadas a las que acompañarán sandalias con calcetines si es invierno. Tampoco está de mas la versión "chandalera" o la versión "todos los colores pegan".
Tras este susto inicial, el inmigrante ya estará pensando en salir corriendo de vuelta hacia su avión de Ryanair. Justo en ese momento deben asestarle el golpe final. Las siguiente decena de fotos debe ocuparse de la transformación más importante: la de nuestras curvas. Chica, si nunca tuviste pecho, no te preocupes, aquí lo tendrás, además de culo, cadera y barriga. Chico, si creías que lo de la barriga cervecera nunca te ocurriría a ti, aquí verás que es cuestión de un par de meses. Nice and easy.

Junto a estas fotografías acompañarán un panfleto con las diez reglas básicas de la calidad de vida británica:

1- Amarás el rebozado sobre toda las cosas.
2- Nunca mencionarás el nombre de una fruta en vano.
3- El microondas es tu mejor amigo.
4- Los chocolates y dulces, si no te los regalan, tienen un precio casi simbólico.
5- Aquello que no esté frito no es comestible.
6- Desconfía muy mucho de todo aquello que no venga en llamativos cartones de colores.
7- Para qué poner un bastón a los ancianos si los podemos apoltronar en sillas mecánicas.
8- Solo rechazarás una pinta si es porque ya llevas 12 encima.
9- Para qué emborracharte a media noche si puedes hacerlo a la hora del té.
10-La cara trasera del billete de autobús incluirá siempre un menú de Mc.Donalds por 1.99 pounds.


Espero haberles sido de ayuda, si aplican estos consejos, la estampida debería estar garantizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario