18 oct. 2011

AVE: O cómo el que no corre, vuela

Estoy pensando que debo ser como diría Aznar, un miembro de la extrema izquierda y si me apuras, hasta fundamentalista. Porque estoy indignada y mucho. Cierto es que no siento cátedra y que ese estado 'se lleva', pero hoy voy a centrarme en una de esas empresas que te fastidian especialmente. Renfe y su tren de alta velocidad. Tras lo que se me antoja una eternidad en Madrid, me ha dado tiempo a navegar y mucho en busca de las tan cacareadas ofertas del AVE. He llegado a la conclusión de que tienen la misma categoría que la 'niña de la curva', es decir, pura leyenda urbana. Una servidora y por extensión el resto de los mortales, puede bajar a su tierra natal por el módico precio de 200 euros. No, no soy argentina, ni suiza, ni francesa...vengo de Marbella. Páginas web de buscadores 'económicos', compra con toda la antelación posible, agencias de viajes 'low-cost'. Nada, nada escapa a la astucia de AVE para cobrarte exactamente lo mismo por trayecto. 88 euros Madrid-Málaga y viceversa. Algo a lo que se le suma el autobús Málaga-Marbella y su correspondiente vuelta. (otro día hablaremos de este servicio de Portillo....). Si existiese una alternativa pues la cosa, no quedaría más que en un abuso para quienes lo permitieran. Pero la llegada de este ave veloz que todo lo surca dejó sin servicio a nuestros trenes tradicionales (qué ha sido del Talgo) y por consiguiente, una forma más económica de en este caso, ir a Málaga. Diréis que me queda el autobús. No lo niego, pero siete horas de ida y sus siete de vuelta cuando se cuenta con un fin de semana o puente de tres días...como que pesan. Cierto es que el AVE no es rentable, que han creado líneas donde menos falta hacían y que se han gastado una cantidad indecente pero...tenemos que pagarlo los que trabajamos en precario por un sueldo minúsculo?. Seguro que somos muchos los de 'extrema izquierda'. Suma y sigue.