18 oct. 2016

Como si no fuera verdad

Decir que llevo un día disperso es decir muy poco. No es que la concentración sea mi fuerte pero hoy sólo pienso en bucle. Y la idea es la misma: ¿Qué sentido tiene nuestro día a día?. Somos, de eso no cabe duda, del 10% de afortunados de la humanidad que come a diario, conoce lo que es el ocio y puede abrigarse si hace frío. Razón de más para sentirnos muy, muy afortunados. No quiero, ni puedo, compararme con nadie que en estos momentos esté cruzando fronteras espinadas con la esperanza de no morir por el camino o con aquellos que ignoran cuando podrán llevarse algo a la boca. Al lado de eso, lo tenemos todo. Y sin embargo, si nos fijamos en nuestras vidas resulta que aunque más fácil es también, un sinsentido. Nos levantamos cada mañana sin querer ir a trabajar, pasamos una media de 9 horas produciendo ideas, materiales, proyectos…. lo que sea que nos mande el jefe. Recibimos un salario que nos da justo para seguir el círculo. Levantarte, trabajar, gastar en ropa y comida, hipotecarte de por vida (bueno eso era antes, ahora alquilamos de por vida), soñar con viajar de vez en cuando, lamentarte de no tener más tiempo para pasar con los tuyos. Los que deberían dar ejemplo están podridos hasta la médula y el mundo gira vertiginosamente hacia una orgía de ambición, deshumanización y destrucción. ¿Os parece duro? Pues es una comedia al lado de los telediarios. Y para colmo la tecnología nos está volviendo unos auténticos y profundos gilipuertas. ¿Cómo podían sobrevivir nuestros padres sin internet?, ¿Cómo aguantaban la tensión de no saber a qué hora se conectó por última vez su prometida?, ¿En qué invertían su tiempo libre si no era cazando Pokemons? Toda esta parrafada no tendría más importancia si viviésemos eternamente, serían fases de estúpidez profunda que superaríamos a fuerza de años. Pero resulta que no amigo, que por mucha ambición que destilen tus venas vas a morir a la misma edad que el resto de los que te rodean. Pues llamadme ceniza, negativa o pesimista, pero lo estamos haciendo todo fatal. Muy fatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario